Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Trump abandonará la Casa Blanca el 19 de enero y no asistirá al juramento del demócrata Joe Biden

La Fiscalía estudia si imputar al actual mandatario por incitar a sus seguidores a tomar el Congreso.

Enviar a un amigo
07-01-2021

 

El todavía presidente de EEUU, Donald Trump, ha recuperado su cuenta de Twitter y ha anunciado que no asistirá a la toma de posesión de Joe Biden el próximo 20 de enero. Y es que, pese a haber admitido la victoria del demócrata y tras haber prometido una transición ordenada, el magnate ha rechazado participar en el acto, y según la agencia Reuters podría abandonar la Casa Blanca el 19 de enero para trasladarse a su residencia de Florida.

 

Donald Trump ha acaparado el foco político y mediático dentro y fuera de EEUU desde el pasado miércoles, cuando tuvo lugar el asalto al Capitolio por parte de un grupo de seguidores a los que él mismo había azuzado para protestar contra la proclamación de Joe Biden como presidente. Este violento episodio se saldó con cinco fallecidos y decenas de detenidos, y tras dos días de silencio, Trump ha condenado públicamente el "atroz" asalto, al tiempo que ha prometido una "transición ordenada" de poderes.

El balance ha sido de cinco muertos -el quinto un policía- al tiempo que la Fiscalía estudia si imputar a Trump por incitar a sus seguidores en este reprobable hecho.

 

Acorralado por las presiones, no solo de los demócratas, sino en el seno de su partido y su Gobierno, Trump ha dejado de hablar de "fraude electoral" y ha admitido la victoria de Biden. En las últimas horas, se han sucedido los rumores sobre un posible 'impeachment' o sobre la activación de la 25ª enmienda de la Constitución para destituirle antes del 20 de enero.

 

La agencia Reuters, que cita a fuentes cercanas a Trump, afirma que el magnate podría abandonar la Casa Blanca el 19 de enero, un día antes de la toma de posesión, y se trasladaría a su residencia de Florida.

 

En una controvertida decisión, el todavía presidente estadounidense ha anunciado que no acudirá a la toma de posesión de Biden como nuevo dirigente del país, algo que no ocurría desde hace más de un siglo. Fiel a su estilo, con un breve mensaje publicado en su cuenta de Twitter, el republicano ha confirmado sus intenciones:

 

"A todos los que me han preguntado, no iré a la Inauguración el 20 de enero", ha afirmado Trump.

A LAS 10,25 HORAS DE HOY, 6 DE ENERO, JOE BIDEN HA SIDO CONFIRMADO PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS.

El mundo entero asistió atónito a la invasión del Capitolio por miles de seguidores del presidente saliente Donald Trump.

La jornada dejó 4 muertos y Washington quedó bajo un toque de queda absoluto desde la tarde. Una jornada de violencia que quedará para el recuerdo y la historia de EEUU.

¿Tuvo responsabilidad Trump en los hechos?

Sí. El todavía presidente pidió que se protestase ante la sesión que se iba a celebrar en el Congreso de los EEUU para confirmar los resultados electorales de noviembre, dando la victoria a Joe Biden y decretando, por tanto, la derrota de Trump. Lleva 2 meses asegurando que ha habido un fraude electoral y pidiendo a sus seguidores que se nieguen a aceptar el resultado de las urnas. Éstas son las consecuencias, aunque él no pidiera explícitamente el asalto al Capitolio.

¿Cuál fue el detonante?

El miércoles se celebraba la sesión por la cual los congresistas iban a proclamar y decretar formalmente la victoria electoral de Biden y por tanto se iba a terminar produciendo lo inevitable: el relevo en la Casa Blanca. Además, aunque de forma secundaria pero también importante, ayer también se confirmaba la victoria de los demócratas en las elecciones a senadores en Georgia. Los candidatos de este partido ganaban las 2 plazas al Senado, con lo que así Biden también conquistaba el poder legislativo, controlando las 2 cámaras que forman el Congreso: el Senado y la Cámara de Representantes. El vicepresidente de Trump, Mike Pence, en su calidad de presidente del Senado, iba a decretar la derrota de su jefe, algo que muchos consideraron una traición.

¿Quiénes son los manifestantes?

En realidad era un grupo muy heterogéneo, como son sus votantes: conservadores tradicionalistas, votantes clásicos republicanos, ciudadanos blancos pobres cansados de la clase política y de su exclusión social y radicales de ultraderecha. Algunos de ellos, incluso neonazis. Se sabe que como parte de los asaltantes al Capitolio estaban participando miembros del grupo juvenil conocido como Proud Boys, de ideología radical, ultraderechista, supremacista blanca y también neonazi.

¿Por qué se pudo producir el asalto?

La respuesta rápida es que era tal la turba participante, que los más de 2.000 agentes encargados de la seguridad del Capitolio no pudo hacer frente a la avalancha. Sin embargo, la gran crítica en EEUU es que si los manifestantes hubieran sido negros o latinos, jamás se hubiera permitido tal asalto y habría habido cargas policiales duras contra las protestas. Los asaltantes eran en su inmensa mayoría blancos, votantes de Trump y muchos radicales derechistas y ultraconservadores que tenían cierta organización para saber cómo llegar a la sede de la democracia estadounidense.

¿Cómo pudo terminar y la protesta no fue a más?

Seguramente porque pocos esperaban tener éxito en su intento y no había un plan sobre qué hacer luego en las instalaciones del Congreso. Fruto de la improvisación, se vieron escenas dantescas y ridículas, de asaltantes disfrazados con todo tipo de motivos, ocupando oficinas, despachos e instalaciones como la propia Cámara de Representantes. Por las imágenes que se pudieron ver no hubo destrozos, al menos generalizados, y el objetivo, por suerte, nunca fue destruir el Capitolio ni sus símbolos nacionales.

¿Por qué hubo 4 muertos?

Se está investigando ante lo muy reciente de los hechos. Se sabe que una de los fallecidos es una mujer llamada Ashli Babbitt, que era una veterana del Ejército y que había viajado a Washington sólo para participar en la protesta contra la proclamación de la victoria de Biden y, por tanto, la derrota de Trump. Babbit recibió un disparo en el cuello que resultó mortal. Se cree que fue un disparo accidental o no intencionado de la fuerzas de seguridad a la hora de querer dispersar y enfrentar a los asaltantes.