Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Una gala de celebración de la diversidad culmina la celebración de los 40 años de vida de ASPACE Cantabria

Con la historia y protagonistas de esta entidad creada por madres y padres de niños con parálisis cerebral hace cuatro décadas

Enviar a un amigo
Una gala de celebración de la diversidad culmina la celebración de los 40 años de vida de ASPACE Cantabria
22-06-2022


Santander, 16 de junio.- A principios de los 80 era realmente excepcional ver en nuestras calles a personas con discapacidad. Más aún -si es que hubo algún caso- verlas en películas o sobre los escenarios. Campeones, de Javier Fresser, con un elenco de protagonistas con diversidad funcional acompañando a Javier Gutiérrez, ganó el Goya a la mejor película en 2018. Y dio la vuelta radicalmente a esta excepcionalidad. Hoy son numerosas y valiosas artísticamente las posibilidades de ver en la pantalla y teatros a personas con capacidades diversas.

Esto es así gracias al tesón y coraje de personas como Irene Valle y Azucena García, madres de niños con parálisis cerebral. Ante este diagnóstico de sus pequeños, ambas constataron que, a finales del siglo XX, el sistema sanitario, educativo y asistencial no tenía en cuenta las necesidades específicas de sus hijos e hijas ni las suyas. ¿Qué hicieron ante ese desamparo? Encontraron a familias en una situación similar, se unieron y crearon ASPACE Cantabria. De esta manera, ayudaron a la sociedad cántabra a no dejar atrás a ninguno de sus miembros.

El viernes 1 de julio a las 19:30 h, una gala celebra y conmemora este viaje, con sus protagonistas sobre el escenario. El acto contará con la colaboración generosa de Belén de Benito fotógrafa santanderina que trabaja para diversos medios nacionales y que ha seguido desde su cámara el cotidiano de ASPACE; Malabara Circo, compañía y escuela de artes circenses de Torrelavega; y la pieza de danza “El imán de la esfera te abraza”, una creación de DANZALIARTE que lleva al escenario a bailarines de su compañía con personas usuarias de ASPACE Cantabria y que es el nuevo espectáculo de Alia Dodivena, fruto su trabajo desde hace nueve años con personas con discapacidad. La gala será también un homenaje in memoriam a Antonio Ruiz Bedia, antiguo director de la entidad y figura fundamental en su desarrollo y crecimiento.

Malena Alterio y Luis Bermejo

El sábado 2 de julio, a las 19:30 h, pone el broche de oro al cumpleaños de ASPACE Cantabria una producción de Teatro del Barrio: Los que hablan, que cierra también su gira con esta función benéfica. Malena Alterio y Luis Bermejo, bajo la batuta de Pablo Rosal, viajan a Santander para esta despedida.

Estrenada en octubre de 2020 en el Teatro de la Abadía, de Madrid, Los que hablan surgía como reacción a una época, la actual, en la que la palabra sencillamente ha perdido su integridad y su acción. “Podríamos plantearnos, con la suma irresponsabilidad de que es bandera nuestro utilizado presente, participar de esta barbarie, de este aquelarre, de esta, como aquella, quema de libros, y bien cargados de cinismo, oportunismo y cualquier otro ardid, perpetrar más entretenimiento para el gozo de la desventurada civilización. Pero en un gesto ignoto, siempre hacia lo desconocido, nos proponemos con una audacia extemporánea permitir que lo divino de la palabra renazca en nuestras vidas forzadas a no creer”, expresaba Rosal en el programa de mano de la pieza. Así reivindicaba su voluntad de “resignificar la palabra con una inocencia nacida en el siglo XXI, a eso nos disponemos”. 

Año y medio después, decenas de miles de personas han visto ya el que resultó uno de los fenómenos teatrales de la pasada temporada. En el Teatro Central de Sevilla, el Auditorio Centro Niemeyer de Avilés, el Teatro Gayarre de Pamplona, el Teatro Lava de Valladolid, el Teatro de la Abadía en Madrid… En medio de un tiempo pandémico, con cierres de teatros y limitaciones de aforo, este centenar de funciones es todo un éxito. 

Los que hablan pretende reencontrar, borradas todas las pistas, la experiencia del personaje originario del escenario, la experiencia animal del primer hablante. El molde, el maniquí. Presentar ante el espectador seres pre-culturales, siempre frágiles, en la cuerda floja, nunca acabados, antes de conseguir ser alguien. Mostrar al ser humano suspendido, tembloroso. Desposeerlo de esta absurda seguridad que ha obtenido desesperadamente y presenciar gloriosamente sus probaturas, sus honestos fracasos. 

Darnos el gusto de observar con ternura todo lo que el ser humano ha añadido al alma, por interés del ego. Este es el sacrificio que propone nuestra obra. 

No es la novedad lo que ansía este espectáculo, sino devolvernos la elementalidad, congregar a los espectadores en un gran e íntimo ‘No sé’. He aquí su apuesta artística: su ética. No podemos vanagloriarnos de que lo que se necesita hoy día es hacer menos si lo hacemos a través de una historia y un discurso, que no deja de añadir, de ser la forma victoriosa de nuestro tiempo. Se trata de un espectáculo de verdadera renuncia al drama. Se trata de comprender realmente lo que el silencio es. 

Dejar morir la palabrería y encontrarnos al fondo, todos, callados. 

 

Las entradas se pueden adquirir en la taquilla de CASYC Santander o en el siguiente enlace.

 

Las personas y entidades participantes en ambas citas colaboran de manera solidaria.  Muchas gracias a Belén de Benito, Malabara Circo, Danzaliarte, Teatro del Barrio, Malena Alterio, Luis Bermejo y a la Fundación Caja Cantabria.