Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Arrancó el juicio contra Pernía por la denuncia de los exjugadores

La acusación se dirige contra quien fue nombrado presidente del club en 2006

Enviar a un amigo
13-01-2020

Hoy ha arrancado el juicio contra el expresidente del Racing, Francisco Pernía, y dos exmandatarios más por tener propósito de lograr un enriquecimiento ilícito y obrar en perjuicio de la entidad Real Racing Club y de sus socios.

El expresidente ha asegurado que nunca dio orden de que se pagase "nada" sin un justificante de pago o justificante documental.

Además, ha explicado que las facturas no le llegaban a él directamente y que "todas" ellas estaban "intervenidas" por la Administración del club, además de que, según ha dicho, "no todos los gastos tenían que estar autorizados" por él.

La acusación se dirige contra quien fue nombrado presidente del club en 2006. Además, están acusados los dos socios de una empresa quesupuestamente se encargaría de todas las gestiones para establecer una escuela de fútbol en Brasil.

Según se desprende del escrito de la fiscalía, el primero, puesto de común acuerdo con los otros dos acusados, puso en marcha un proyecto denominado  Escuela de Fútbol Racing Primavera en el país citado con la finalidad de formar jugadores de cara a su incorporación al propio Racing o de proceder a traspasos a terceros equipos. 

Sin embargo, el ministerio público aprecia que el proyecto “adolecía de cualquier tipo de desarrollo previo por escrito, presupuesto de ejecución o plan de viabilidad, inversión y seguimiento, consistiendo básicamente en una serie de transferencias” a dos cuentas denominadas Gestión Escuela Brasil y Escola Futebol por un importe global de 956.065 euros.

A excepción de la constitución de una sociedad para la gestión de la escuela, la cesión de derechos federativos de los jugadores del club brasileño Esporte Clube Primavera a aquella sociedad, y la realización de una auditoría a dicho club, “no consta el destino dado” a las cantidades invertidas.

Por el contrario, esas cantidades fueron “desviadas por iniciativa del presidente del Racing a terceros ajenos a la escuela”, como los 42.970 euros que el presidente pagó con tarjeta de crédito a una mercantil sin vinculación alguna con la misma.

De igual modo, continúa el escrito, los otros dos acusados giraron al Racing facturas por un importe de 316.993 euros “sin que exista la más mínima justificación del destino de dichas cantidades, las cuales pasaron a integrar el patrimonio de estos acusados”.

Además de estos hechos, se enjuicia a Pernía por suscribir con una sociedad un contrato verbal que carecía de “soporte documental ni contenido material de las prestaciones a realizar por la sociedad prestataria de los supuestos servicios, a la que se abonó la cantidad de 124.900 euros”.

Terminada la vinculación del contrato, el presidente procedió a entregar al titular de la sociedad 100.000 euros, cuando la indemnización máxima para el despido improcedente teniendo en cuenta la duración de la supuesta relación laboral ascendería a 15.612 euros. 

Junto a ello, el ministerio fiscal constata el exmandatario suscribió un préstamo a cargo de la entidad para adquirir un vehículo de alta gama por 71.186 euros, cuando era consciente de que el Racing tenía suscrito un convenio con otra mercantil según el cual a cambio de publicidad esta cedía al club el uso de una flota de seis coches y dos furgonetas. 

Por todo ello, la fiscalía considera al representante del Racing autor de un delito de apropiación indebida en concepto de cooperador necesario así como de un delito continuado de administración desleal, por lo que pide para él una condena de seis años de cárcel (tres por la apropiación indebida y otros tres por la administración desleal) y multa de 3.240 euros. 

Para cada uno de los otros dos acusados, el ministerio público pide una pena de tres años de cárcel y multa de 3.240 euros, al considerarles autores del delito de apropiación indebida. 

En concepto de responsabilidad civil, entiende la fiscalía que los tres deben responder de manera solidaria con el pago de una indemnización para el Real Racing Club que asciende a 316.993 euros. 

Además, en el caso del que fuera presidente, deberá indemnizar, según el escrito del ministerio fiscal, con otros 94.387 euros a la entidad deportiva. 

Ejerce la acusación particular el propio Real Racing Club, que aprecia continuidad delictiva en la apropiación indebida así como en la administración desleal. 

Las penas que solicita para el que fue su presidente ascienden a seis años de prisión y multa de 10.800 euros por ser cooperador necesario del delito de apropiación indebida, y otros tres años por el de administración desleal.

Para los otros dos acusados, el Racing pide tres años de cárcel y multa de 7.200 euros al entender que son autores de un delito de apropiación indebida.

La Asociación Unificada de Pequeños Accionistas del Racing (AUPA) también está personada como acusación particular y en su escrito pide para el representante de la entidad deportiva tres años y medio de prisión por el delito de administración desleal y cinco años por el de apropiación indebida, con una multa asociada a este delito de 3.240 euros.

Para otros dos acusados, como responsables del delito de apropiación indebida, el letrado de AUPA solicita tres años de prisión para uno y dos años para otro.