Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Buen fin de semana del Día de la Madre para la hostelería y floristerías cántabras

Esta presencia en las terrazas se ha podido observar en la capital, Santander, y en zonas del interior de Cantabria, principalmente en la costa pero también en el interior.

Enviar a un amigo
02-05-2021

FIN DE SEMANA con la celebración del Día de la Madre, que puede considerarse positivo para la hostelería abierta ya que las terrazas, por lo general, han estado al completo para dar comidas, tanto el sábado como este domingo. También para las floristerías fue una buena jornada dentro de la crisis que se vive. 

Aunque ha corrido un aire frío, el sol ha amortiguado la temperatura y al menos durante la hora del almuerzo el sol se ha mantenido, evitando con ello que el frío afectara a las personas que han acudido a una terraza a almorzar. 

Esta presencia en las terrazas se ha podido observar en la capital, Santander, y en zonas del interior de Cantabria, principalmente en la costa pero tambièn en el interior. 

Se ha observado mucha movilidad de vehículos tanto en las autovías como en las carreteras comarcales de la Comunidad Autónoma. 

Ha sido, pues, un buen fin de semana para la hostelería abierta, al permitir la climatología que muchas personas hayan podido disfrutar del sol en las terrazas a la hora del almuerzo. 

TAMBIÉN PARA LAS FLORISTERÍAS

 

Rosas, claveles, orquídeas, azaleas... Las calles de numerosas poblaciones de Cantabria se convirtieron ayer domingo en un momentáneo vergel, con ciudadanos yendo y viniendo cargados de ramos de diferentes características por el tradicional Día de la Madre que fue el causante de una explosión de color que se dejó ver en varios puntos de las poblaciones más importantes de la Comunidad. A última hora de la mañana, las principales floristerías estaban «a tope» de clientes.

 

Todo esto, unido al buen tiempo, motivó a muchos a salir a pasear, a echar un ojo a los comercios o simplemente a ocupar, con ganas, los veladores de bares y restaurantes. Quienes tuvieron que pasar la jornada detrás del mostrador despacharon un buen número de regalos de última hora. «Todavía está viniendo gente a comprar algún detalle por el Día de la Madre, aunque ha habido mucho más el resto de la semana», nos informaron.