Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Cantabria recibirá cerca de 4 millones de euros para reforzar la atención a colectivos vulnerables

También 597.000 euros para garantizar la alimentación de niños mientras los centros escolares están cerrados

Enviar a un amigo
24-03-2020

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el reparto por Comunidades Autónomas del Fondo Social Extraordinario acordado por el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia para la financiación de las prestaciones básicas de servicios sociales de las comunidades, las diputaciones provinciales o las corporaciones locales para hacer frente exclusivamente a situaciones extraordinarias derivadas de la emergencia sanitaria del coronavirus COVID-19. 

Se trata de un Fondo dotado con 300 millones de euros, aprobado por el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la pandemia. Del montante total, Cantabria recibirá 3,97 millones de euros, en base al acuerdo de criterios de distribución aprobado hoy por el Consejo de Ministros.

El Ministerio de Hacienda autorizó la aplicación del Fondo de Contingencia y la concesión de un suplemento de crédito al ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2020 por un importe de 300 millones que se transferirá a las comunidades autónomas para reforzar sus políticas sociales y de atención a familias, especialmente aquellas en situación de mayor vulnerabilidad como personas mayores, dependientes, personas sin hogar o familias monoparentales, entre otros. 

Los recursos de este Fondo, que se transferirá a las comunidades autónomas, solo pueden utilizarse para hacer frente a situaciones derivadas del COVID-19. 

Así, el Fondo Social Extraordinario financiará proyectos y contrataciones laborales necesarias para el desarrollo de prestaciones como: reforzar los servicios de proximidad de carácter domiciliario, incrementar y reforzar el funcionamiento de los dispositivos de teleasistencia domiciliaria, trasladar cuando sea necesario al ámbito domiciliario los servicios de rehabilitación,  reforzar los dispositivos de atención a personas sin hogar, adquirir medios de prevención y ampliar las plantillas de centros de servicios sociales o centros residenciales. 

La mayor parte de estas medidas están dirigidas especialmente a los colectivos de más edad. En cualquier caso, el Fondo Social se puede utilizar para cualquier política que las comunidades autónomas consideren imprescindible y urgente para atender a las personas especialmente vulnerables con motivo de esta crisis.

597.000 euros para garantizar la alimentación de niños

Por otro lado, en la sesión de este martes, el Consejo de Ministros también ha aprobado los criterios de reparto de un fondo de 25 millones de euros, también acordado por el Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, para garantizar la alimentación de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad afectados por el cierre de los centros escolares debido al COVID-19. 

Cantabria recibirá un total de 597.000 euros para destinado a ayudas que garanticen el derecho básico de alimentación de niños y niñas en situación de vulnerabilidad. Se trata de niños que recibían en sus centros educativos una beca comedor, y que ante el cierre de los mismos, se encuentran desprovistos de esta comida esencial.  

Las ayudas podrán consistir en transferencias económicas directas o la prestación directa de distribución de alimentos. Serán beneficiarias las familias con alumnado desde educación infantil hasta secundaria a quienes las comunidades autónomas o los servicios sociales municipales hayan concedido becas o ayudas para el comedor escolar durante el presente curso académico. 

Las ayudas se prolongarán mientras permanezcan clausurados los centros educativos, sin perjuicio de su revisión en función de la duración de esta circunstancia.