CCOO insta a que se depuren responsabilidades en MARE "por la corrupción en la contratación"

El sindicato ha recordado que el Comité de Empresa de MARE ya registró un informe en 2015 donde se recogían malas prácticas en la contratación y al que se hizo caso omiso

Enviar a un amigo
12-06-2019

El responsable de Empresas Públicas de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO), Carmelo Renedo, junto a dos delegados sindicales de MARE, César Simón y Nacho Modinos, ha exigido hoy a la vicepresidenta de Cantabria en funciones, Rosa Eva Díaz Tezanos, que antes de acusar a los y las trabajadoras de MARE de cobrar de más depurara responsabilidades y pusiera en el punto de mira “a quién lo ha permitido y consentido” porque las irregularidades detectadas por la auditoría de la empresa pública son fruto de “la manipulación en la contratación, de la corrupción laboral, del amiguismo, del clientelismo y de la compra de voluntades”, ha subrayado en rueda de prensa.

Renedo ha recordado que la auditoría, de la que el interventor general del Gobierno de Cantabria se ha inhibido de firmar por incompatibilidad, es “única y exclusivamente” del ejercicio 2017, “ni anterior ni posterior”, y ha hecho hincapié en que en ese momento la consejera responsable y presidenta del Consejo de Administración de MARE era la propia Eva Díaz Tezanos mientras que la directora era Rosa Inés García.

Durante la rueda de prensa, los representantes de CCOO han lamentado que muchas de las irregularidades que ahora se han hecho públicas con la auditoría ya estaban recogidas en el informe que el Comité de Empresa de MARE registró en agosto de 2015, con la vicepresidenta recién llegada al Ejecutivo cántabro. “En ese documento ya se ponían de manifiesto las irregularidades y no se hizo nada. No pueden decir que lo desconocían”, ha recalcado Renedo.

Para el sindicato, las irregularidades detectadas por la auditoría refrenda la constante denuncia que CCOO ha venido realizando. “Hemos denunciado una y otra vez el clientelismo, la opacidad, la compra de voluntades y el amiguismo en la contratación en MARE, saltándose el convenio colectivo en vigor, la tabla retributiva, la ley de estabilidad presupuestaria y las posteriores leyes”, ha insistido Carmelo Renedo, para quien hay algo aún más grave: “La falta de documentación en los expedientes de los supuestos procesos selectivos”.  

A esto se suma, por ejemplo, dos correos electrónicos a los que se tenían que dirigir los ciudadanos para registrar vía telemática sus solicitudes para participar en los procesos selectivos de personal y que no pertenecen a MARE ni se sabe quién los gestionaba.

“La auditoria delimita las irregularidades manifiestas reiteradas de los contratos de trabajo y de la selección de personal y, por otro lado, las irregularidades puestas de manifiesto en cuanto a los temas salariales de los trabajadores. Ningún trabajador de MARE, sobre todo los que no tienen responsabilidades, son culpables de esto. No vamos a permitir que se les demonice porque el 99% de la plantilla son profesionales que cumplen con su cometido”, ha señalado Renedo.

Carpetazo a la negociación del convenio colectivo

Uno de los puntos que han querido aclarar los representantes sindicales de MARE ha sido el relacionado con el convenio colectivo. En este sentido, han recalcado que el personal de MARE se rige por el convenio colectivo de 2008, que caducó en 2011.

No obstante, han matizado que durante todo 2017 y principios de 2018 hubo una mesa de negociación del Comité de Empresa y dos asesores externos de MARE para negociar un nuevo convenio. Sin embargo, cuando desde el Comité de Empresa se reivindicó la necesidad de que el nuevo convenio corrigiera todas las irregularidades que ya se conocían y que ahora se han puesto de manifiesto con esta auditoría, la dirección de MARE se desentendió del convenio, “después de 14 meses de negociación y tras gastar 100.000 euros en los dos asesores externos”, han criticado.

Por otra parte, han desmentido que ya se hayan implantado 14 de las 42 recomendaciones recogidas en la auditoría y han fijado la atención en el exdirector de Recursos Humanos, que se dio de baja voluntaria porque tenía un expediente abierto pero que se llevó una sustancial indemnización. “Es curioso que las irregularidades recogidas en la auditoría sean en un 50% por fraude en la contratación y retribución del personal, justo las cuestiones que llevaba el departamento del Recursos Humanos.

Por todo ello, CCOO pedirá al nuevo Parlamento de Cantabria que se intervenga MARE y se acabe con la corrupción laboral y el clientelismo porque no sólo hay implicados cargos políticos sino también jefes de departamento. En este sentido, el sindicato ha anunciado que pedirá que se hagan comisiones de seguimiento a las empresas y fundaciones públicas para velar por la transparencia y porque el dinero público no se vaya por las alcantarillas.