Con lleno total se presentó la novela "Viernes, 23 de julio" de Alfonso Sierra Garrido

Abrió el acto José Ramón Saiz quien se refirió, en primer lugar, al autor del que destacó sus raíces cántabras y la figura de sus padres, presentes en el acto, que le han inculcado su identidad con Cartes, Torrelavega y Cantabria

Enviar a un amigo
11-05-2019

 

 

Con lleno total en la sala Mauro Muriedas se presentó en la tarde del viernes, 10 de mayo, la nueva novela de Alfonso Sierra Garrido (1975), editada por Atlantis, con el título “Viernes, 23 de julio”, quién hace casi dos años presentó en esta misma sala “El Purgador de Pecados”, con la que resultó ganador del Premio “La Isla de las Letras” a la mejor Novela Negra 2018. En este acto literario, el autor contó con el respaldo del doctor en Periodismo, escritor y Académico de Historia, José Ramón Saiz, y el también escritor Amado Zabala, miembro de la directiva de la Sociedad Cántabra de Escritores.

Abrió el acto José Ramón Saiz quien se refirió, en primer lugar, al autor del que destacó sus raíces cántabras y la figura de sus padres, presentes en el acto, que le han inculcado su identidad con Cartes, Torrelavega y Cantabria. Confesó su admiración por los novelistas en su trabajo de buscar una idea movilizadora de su creatividad literaria, así como sus dotes para fijar la estructura y la conclusión final de su trabajo.

Señaló “la enorme dificultad de elaborar una novela, desde la búsqueda de su leit motiv definiendo los personajes, la trama y la idea hasta cerrar la misma, labor que no es nada sencilla”, evocando que tenemos en la mente “tanto el caso de novelas como de películas que han fracasado por no acertar en la búsqueda del mejor cierre, lo que obliga al autor a pesar y repensar el final de su trabajo literario”.

 Afirmó José Ramón Saiz que teniendo en cuenta estas dificultades, es preciso que destaquemos el trabajo, la constancia y la elaboración de su novela como valores de su autor, Alfonso Sierra Garrido. Dijo finalmente que “no hay dos sin tres, por lo cual esperamos con interés el acontecimiento de su tercer novela, después del éxito de los títulos El purgador de pecados y Viernes 23 de julio.

A continuación intervino Amado Zabala quien respaldó el buen trabajo literario de Alfonso Sierra, adentrándose en la trama de su nueva novela que refleja la capacidad del ser humano para superar la adversidad de quedarse, de repente, sin luz eléctrica y todo lo que mueve esta energía. Animó a Alfonso Sierra Garrido en su trabajo literario que “estamos seguros que será fecundo del que todos disfrutaremos”.

INTERVENCIÓN FINAL DEL AUTOR

Por último, cerró el acto el autor que reside en Griñón (Madrid) desde 1985, trabajando como formador técnico de automoción para una importante multinacional alemana. Vinculado al mundo técnico, también se dedicó a la docencia en el centro de formación profesional La Inmaculada, de los Padres Escolapios, de Getafe.  Desde muy temprana edad, sus padres le inculcaron el gusto por la lectura y las novelas fueron regalos habituales por parte de la familia.

En su intervención enumeró una serie de agradecimientos, explicando con cierta emoción la dedicatoria de su novela al recuerdo de un amigo que perdió la vida muy joven en accidente. Tanto en sus palabras como en el corto que se visionó al final del acto,   quedó de manifiesto  que en la novela el autor relata que el viernes, 23 de julio de 2027 la luz se apagó, dejando de funcionar los aparatos electrónicos. El caos, según relata, se extendió por la ciudad atentando contras las normas de convivencia que regían nuestra sociedad organizada y moderna. En la jornada citada, un fenómeno desconocido  y poderoso devolvió a la humanidad a su olvidada lucha por la supervivencia. Los avances de la Revolución Industrial no fueron suficientes para evitar este desenlace.

El público premió al autor con un cerrado aplauso, quien finalmente firmó a los asistentes un buen número de ejemplares de su nueva novela.

loading...