Denuncian que la residencia La Hoz de Quejo apura el plazo impuesto por Inspección de Trabajo para acondicionar sus instalaciones y cumplir con la ley

CCOO ha denunciado que la empresa carece de vestuario, taquillas y duchas para su personal y que las camas de los residentes no tienen ruedas que eviten un sobreesfuerzo a los y las trabajadoras

Enviar a un amigo
11-06-2019

La Federación de Sanidad de Comisiones Obreras en Cantabria (CCOO) lleva tiempo insistiendo en que la residencia La Hoz de Quejo presenta deficiencias que impiden a sus trabajadoras y trabajadores realizar sus tareas y atender a los usuarios de este centro como se merecen. El sindicato elevó su denuncia el pasado mes de octubre a la Inspección de Trabajo que, tras personarse en las instalaciones, dio la razón al personal y requirió a la empresa para que adoptase una serie de medidas “de inmediato y a la mayor brevedad” y con fecha límite 30 de junio de 2019.

Sin embargo, a fecha de hoy, aún quedan varios de los requerimientos por hacer. Inspección de Trabajo concluyó en su informe que la residencia La Hoz de Quejo debía acondicionar dos vestuarios, uno para hombres y otro para mujeres, en lugar de que el personal llegue y se marche ya uniformado, así como instalar un pestillo interno en la puerta de acceso al local de aseo y vestuario.

Además, el informe recoge, entre otras medidas, la obligación de la empresa de implantar un procedimiento para efectuar el lavado de los uniformes, la disposición de taquillas individuales con llave y capacidad suficiente para guardar la ropa y el calzado o que el personal tenga, dentro de su jornada laboral, de 10 minutos antes de la comida y otros 10 antes de abandonar el trabajo.

“Es intolerable que los trabajadores y trabajadoras de la residencia tengan que aguantar esta situación que, además, va en detrimento de los propios residentes. La Hoz de Quejo infringe las normas constantemente y ante el caso omiso que ha hecho a nuestras peticiones no nos ha quedado más remedio que denunciar. Lo peor de todo es que no se trata de un caso aislado sino que es una situación que se repite en muchas de las residencias de Cantabria”, ha señalado Carlos Ateca, secretario de Acción Sindical de la Federación de Sanidad de CCOO en Cantabria, que ha lamentado que hasta el momento no se haya ejecutado ninguna de las medidas requeridas.

En este sentido, el sindicato alertó de que la empresa carecía de vestuarios, taquillas y duchas para el aseo personal de la plantilla, que las camas de los residentes carecen de ruedas, por lo que mover las mismas cuando están ocupadas suponen un sobreesfuerzo o que las trabajadoras de limpieza realizan la mayor parte de las tareas de lavandería en horario nocturno, teniendo que salir a la calle, y sin contar con la ropa de abrigo apropiada.

“Les hemos pedido en reiteradas ocasiones copia de la Evaluación de riesgos para constatar si se contempla el riesgo biológico sin que la empresa nos haya aportado la documentación”, ha concluido Carlos Ateca, que ha insistido en que los derechos laborales de trabajadores y trabajadoras son primordiales para que los usuarios de este centro de trabajo disfruten de una óptima atención”.

loading...