Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Diferencia entre pandemia, epidemia y endemia: ¿es prudente tratar ya el coronavirus como una patología endémica?

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó al coronavirus de pandemia.

Enviar a un amigo
13-01-2022

     

Desde el Gobierno están hablando ya de tratar el coronavirus como una enfermedad endémica una vez finalice la sexta ola, que según ha informado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ya está mostrando signos de ralentización.

Antes de analizar si tratar el covid como algo endémico es prudente o arriesgado, conviene conocer las principales diferencias entre una pandemia, una endemia y una epidemia. Se trata de la clasificación de las enfermedades en función del número de casos en un tiempo y población determinadas.

Pandemia

La palabra pandemia es ya archiconocida por todo el mundo tras la crisis del coronavirus. Se define como pandemia cuando una enfermedad contagiosa causada por un agente nuevo afecta a todo el mundo (o un número muy elevado de países) de forma simultánea y repentina. El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó al coronavirus de pandemia.

Epidemia

Cuando una enfermedad contagiosa se propaga de forma muy rápida en una población concreta afectando de manera simultánea a multitud de personas en un periodo de tiempo concreto. Se trata de algo inesperado en una zona acotada y se generan picos o brotes. Puede ocurrir con enfermedades locales o importadas.

Endemia

Se habla de enfermedad endémica cuando la patología persiste de forma continuada o episódica con picos de incidencia estacionales, como por ejemplo la gripe o el resfriado común, que son más habituales en invierno.

¿El coronavirus se está comportando como una patología endémica? La opinión de los expertos

En la última semana la OMS ha comunicado que se han reportado más de 15 millones de casos en todo el mundo y alrededor de 50.000 muertes. Pero basta con echar un ojo a las cifras nacionales para comprobar que la incidencia del covid sigue siendo elevada.

En España la incidencia supera los 3.000 casos por cada 100.000 habitantes (récord desde que comenzó la pandemia) con casi 180.000 contagios en la última jornada y 125 fallecidos. Esta misma semana se superaron los 200 muertos en 24 horas el pasado 11 de enero.

Es cierto que el incremento de contagios no se ha traducido en una letalidad mayor equiparable a 2020 o principios de 2021, pero todavía siguen muriendo alrededor de una centena de personas a diario de coronavirus. Por no hablar de la saturación de la Atención Primaria, aunque las UCI no están en los niveles de otras oleadas.

La vacunación ha logrado disminuir las cifras de fallecidos, pero, ¿se puede hablar ya de enfermedad endémica? Daniel López Acuña, epidemiólogo y ex director de Acción Sanitaria de la OMS ha explicado a RTVE que "no vamos a dejar de tener el problema por no contar" los casos.

"Hacer trampas al solitario"

La idea del Ejecutivo es centrarse en los casos más graves y que requieran hospitalización minimizando el recuento de casos leves o asintomáticos para aliviar presión, pero como indica Acuña, "es hacer trampas al solitario". El epidemiólogo considera que dejar de contabilizar casos o reducir los días de cuarentena aconsejados no va a eliminar el problema y tilda de "error" esa visión. Subraya que el virus sigue ahí "y es necesario abordarlo".

En su opinión, el fallo de España ha sido una inadecuada "reorientación" de la Atención Primaria para afrontar el aluvión de casos que se preveía, especialmente con la aparición de nuevas variantes más contagiosas. Ha advertido que si "se deja de actuar" lo que ocurrirá será "más contagios".

Ha insistido en que esta línea puede ser adecuada más adelante "cuando la enfermedad en efecto se endemice", pero ahora "no hay base científica" para asegurar que el covid es endémico.

Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), también considera que "aún hay que esperar un poco más" para cambiar de estrategia en la lucha contra el coronavirus y aunque valora de forma positiva la evolución, ha avisado de que "saltar a la euforia" puede enviar un "mensaje equivocado" y ha destacado que considerar al coronavirus como "un catarro" es precipitado.