Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Doscientos corredores júniores tomarán parte en la 33 edición de la Vuelta Ciclista Internacional al Besaya

Mañanes resalta la importancia de esta prueba como instrumento para “potenciar” el ciclismo de base

Enviar a un amigo
07-06-2019

Uno total de 200 corredores júniores de 30 equipos, tanto nacionales como internacionales, tomarán parte en la 33 edición de la Vuelta Ciclista internacional al Besaya, que se celebrará del 20 al 22 de este mes. El consejero de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Francisco Fernández Mañanes, ha señalado la importancia de esta prueba como instrumento para “potenciar” el ciclismo de base.

A juicio de Mañanes, el recorrido de este año es “exigente”, ya que el pelotón deberá medir sus fuerzas durante cuatro jornadas en trazados “llenos de dificultad y que podrán a prueba la preparación, la pericia y el espíritu de sacrificio de nuestros jóvenes corredores”.

Tanto organizadores como patrocinadores han coincidido en que estamos ante una prueba “referente” en el ciclismo por su “altísimo” nivel deportivo de los equipos y corredores que la disputan, y que además se distingue por su “espectacular” trazado, ya que discurre por unos lugares y comarcas que destacan por su “especial orografía”, además de ser una vuelta que sigue llegando a lugares “míticos” en el ciclismo mundial y en la geografía de Cantabria.

Perfil de la edición de este año

La primera etapa de la vuelta comenzará en Los Corrales de Buelna y terminará en Renedo de Piélagos, con un recorrido de 98,9 kilómetros donde se incluye la subida al alto de La Montaña, de tercera categoría. La salida de la segunda jornada será en Santillana del Mar y la meta se ubicará en las Cuevas de Altamira, con un trazado de 92,4 kilómetros, con los puertos de San Martin y de Cildad, ambos de tercera categoría.

El tercer día está reservado a la disputa de una crono-escalada individual de 5 kilómetros de ascensión entre las localidades de Arenas de Iguña y Bostronizo. La última etapa, calificada por los organizadores como la etapa “reina”, ya que es la más dura y larga de toda la carrera, se iniciará en Torrelavega y finalizará en Los Corrales de Buelna, recorriendo 110,4 kilómetros, donde los ciclistas deberán ascender el alto de Hijas, de tercera, la collada de Brenes, de primera, y el alto de Cieza, de segunda.

“En definitiva, una competición que se ha convertido en el referente del ciclismo más joven tanto a nivel nacional como internacional y nos da la oportunidad de comprobar la excelente salud que goza este deporte en nuestra región”, ha señalado el consejero.

Una historia plagada de campeones

Asimismo, Fernández Mañanes se ha referido a la “brillante” historia de esta vuelta, una de las más veteranas de cuantas se celebran en nuestra región. También ha destacado su prestigio, cimentada por la calidad de los de los ciclistas que han tomado parte en la misma durante estas tres décadas, entre los que ha recordado a Óscar Freire, Alberto Contador, Roberto Cobo, los campeones olímpicos Mijaíl Ignátiev y Samuel Sánchez, ganadores del Tour de Francia como Óscar Pereiro, del Giro de Italia como el ruso Eugeni Berzin o de la Vuelta España como Roberto Heras, entre otros muchos.

Por último, el consejero de Deporte en funciones ha agradecido la importante colaboración de la iniciativa privada y ha reconocido la labor organizativa del Club Ciclista ‘Besaya’, así como el apoyo de los ayuntamientos por donde discurre la prueba, que estaban representados por sus alcaldes en este acto de presentación.

Además, han acudido los ciclistas Alfonso Gutiérrez, José Manuel Gutiérrez Revuelta, Óscar Freire, Alberto Fernández y Enrique Aja, además del presidente de la Federación Cántabra de Ciclismo, Juan José Trueba.

loading...