Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

¡BEBETE EL ZUMO QUE SE LE VAN LAS VITAMINAS!

(Pensiones: ¡Pues claro que son sostenibles!)

Enviar a un amigo
¡BEBETE EL ZUMO QUE SE LE VAN LAS VITAMINAS!
22-03-2022

Jorge Palencia

Las madres quieren que te lo bebas pronto porque si no te achuchan se lo dejas ahí, pero no, las vitaminas no se van, se quedan 12 horas, los chicles no se pegan al estómago y no hay que hacer 3 horas de digestión. Lo de las madres son mentiras piadosas pero las de los poderes económicos no, esas son mentiras interesadas.         

Como nos tratan como a niños empezaremos por lo evidente. La mayoría de los impuestos o gravámenes no son finalistas. Se recaudan y luego se gastan en lo que se decide en los Presupuestos Generales del Estado. El gasto en armamento no proviene de lo recaudado por la venta de armas; las pensiones pueden pagarse con cargo a cualquier impuesto y serán sostenibles en tanto que el conjunto de gastos sea compatible con ingresos y deuda. Es obvio y un poco demagógico si cabe pero hay que dejarlo claro como punto de partida.

Cuando hablamos de sostenibilidad del sistema nos referimos a que los ingresos de cotizaciones a la Seguridad Social no sean inferiores a los gastos en el medio y largo plazo. En el corto cuando las cosas van bien metemos el superávit en la “hucha de las pensiones” lo cual genera dividendos pues se invierte en deuda pública (antes española y extrajera y ahora solo española) y cuando van mal sacamos de la hucha para compensar el déficit. Por cierto, es injusto acusar al PP de usarlo para lo que no debía, cumplió su función, para eso está y no se usó para otra cosa si exceptuamos los gastos impropios de los que hablaremos más adelante pero que han estado ahí siempre.

Pero hete aquí que nos preocupa el largo plazo porque desde la crisis de 2008 hemos tenido que ir vaciando la hucha al bajar la ratio de cotizantes/pensionistas. Andamos por 2,32/1, en esta década bajaremos a 2,15/1 y para 2050 estaremos en 1,34/1. Sumaremos 6,6 millones de jubilados más y perderemos 2 millones de personas en edad de trabajar. Pero, ¿es esto cierto?

 Nos cuentan que se jubila la generación de baby boom que son muchos por no sé qué historias de unos años que no había tele y se tenían más hijos y luego ya no y entonces seremos menos para mantener a más y no da…

 Pero pasa que es mentira. Es falso casi todo. Es falso incluso que hubiera un boom de nacimientos en esos años. El índice de natalidad era similar al de las décadas previas salvando la guerra civil pero descendió abruptamente la mortalidad infantil y en la adolescencia llegando a parámetros europeos que en las décadas siguientes ya no puede seguir bajando por su proximidad a 0.

 Pero la falacia mayor, falacia de falsa equivalencia es hacer creer que la población nacida en España y en edad de trabajar en el año 2050 se corresponde con la demanda de empleo del conjunto del mercado español en el año 2050.

Esos 2 ó 3 millones de trabajos menos que dan por hecho porque haya menos población nativa entre 16 y 65 años ¿de dónde los quitan? ¿Van a venir menos de los 80 millones de turistas que nos visitan anualmente y por tanto tendremos menos de los 2,23 millones de trabajadores en el sector del turismo que ahora ocupan? ¿Acaso vamos a exportar menos automóviles y bajarán de 600.000 los trabajadores que se dedican a ese sector?

Desde luego que los cambios en la pirámide poblacional afectan al mercado de trabajo y redistribuyen empleos en el sector servicios además de afectar al consumo y por tanto a la producción industrial. Pero eso habrá de ser objeto de estudio pormenorizado. Desde luego establecer una equivalencia entre población nativa y población activa es falaz, interesado y mentiroso.

 ¿Por quién? Pues evidentemente por quienes pagan las cotizaciones sociales del sistema público y prefieren contribuciones particulares individualizadas y por quienes van a gestionar esos fondos que se generen. Empresas, bancos y gestores de planes de pensiones privados.

Si el mercado de trabajo mantiene su oferta y la demanda disminuye, esta será cubierta por migrantes como ha ocurrido en todos los países y en todas las épocas. Nos parezca bien regular o mal y genere o no mayores o menores tensiones políticas y sociales. Y esto ocurre de modo gradual, por sectores y manteniendo siempre unos niveles de paro estructural que en España por sus niveles de protección social, su modelo de mercado laboral, de temporalidad, etc. difícilmente bajará del 8%.

Entonces la pregunta es si al aumentar un 65% el número de jubilados el mercado de trabajo aumentará también en un 65% para mantener la sostenibilidad del sistema. Vamos a suponer que no. Que el número de trabajadores es el mismo que el actual. Hay voces que dicen que disminuirá por la robotización, otra simplificación que requiere de un análisis mucho más profundo, la cadena de montaje de Henry Ford no solo no redujo el empleo en la automoción si no que lo aumentó exponencialmente al abaratar el precio y hacer accesible a las clases populares un artículo que era de lujo.

Pero vamos al meollo, a cómo se hace sostenible algo que estando en equilibrio aumenta por la parte del gasto. Pues nuestras lúcidas mentes del pensamiento dominante nos indican que el camino es reducir el gasto y esto se puede hacer reduciendo el número de perceptores (aumento de la edad de jubilación) o bajando la pensión media (aumentando el número de años de computo, no revalorizando al IPC, bajando la tasa de sustitución con el último salario, etc.). Como dato cabe destacar que la tasa de sustitución (relación entre el último salario y la primera pensión) está situada actualmente en el 80% y la media de la OCDE es del 52%, sobre esto haré un apunte más adelante.

Es curioso que nunca se pone el acento en los ingresos. El aumento del salario medio aumenta en el mismo porcentaje las aportaciones a la caja de la Seguridad Social. Si no aumenta la productividad esa carga recae en el empresario, sería sano estudiar cuanta plusvalía se llevan en relación a la media europea... El aumento de la productividad también podría (y debería) repercutir en esa subida salarial, esta vez sin coste para los beneficios empresariales. El aumento de las cotizaciones también aumenta los ingresos, bien se aumenten los de la empresa (23,6%), del trabajador (4,7%) o ambas; aunque en el primer caso genera desempleo.

 Hay una cuestión sobre los ingresos que merece un capítulo aparte y es algo que la mayoría de los ciudadanos no sabe y es que la hay una base de cotización máxima, actualmente 3.751,20€. Esto significa que quien gana más de 45.014€ al año no contribuye por ese exceso, ni él ni su empresa.

¿Cuánta gente gana más que eso? Pues es bastante difícil de obtener el dato, cerca de 1,5 millones de trabajadores, esos salarios devengados que no cotizan superan los 20.000 millones de euros y suponen 6.000 millones de euros menos que se ingresan. Y esto de la gente que menos apurada está. Es bastante paradójico que se esté exento de contribuir por arriba y no por abajo. La excusa es que la pensión máxima también está topada (39.469€) pero eso es tanto como decir que el rico que paga muchos impuestos tiene que recibir en retornos lo mismo que aporta y no contribuir al bien general. Cabe reseñar que el desempleo también está topado, a 17.794,32€ independientemente de los ingresos y dependiendo de las cargas familiares. ¿Por qué será menos de la mitad? ¿Puede que el legislador sepa que nunca va a estar en situación de desempleo pero sí de jubilación? No lo sabemos pero en todo caso sí puede ser un debate interesante si la pensión máxima es excesivamente alta y reducirla para perceptores futuros (nunca los actuales que no tienen posibilidad de mejora) puede contribuir al sostenimiento del sistema.

Hay casi un millón de pensiones por encima de los 2.000€ en 14 pagas. ¿Es esto lógico en un sistema que nos venden como insostenible? ¿No es acaso un subsidio que no debe estar sino indirectamente relacionado con lo aportado? Los contribuyentes que han generado semejante pensión ¿acaso no son quienes sí se pueden permitir complementarla con un fondo privado? Antes que plantearse aumentar la edad de jubilación o devaluar la prestación genéricamente ¿no parece más lógico tocar a los que más reciben? ¿es lógico que una persona en edad de trabajar reciba la mitad de prestación mientras encuentra otro empleo que quien ya solo tiene que disfrutar de su retiro? Nuevamente hay que tener en cuenta que en ese grupo está quien hace la norma. Y quien diga: “Es que yo lo coticé” ha de saber dos cosas; la primera que se cotiza para pagar las pensiones de quien está jubilado actualmente, no para la tuya en el futuro, y la segunda que cada jubilado actualmente recibe de media 1,7 euros por cada euro que puso en su momento.

 Estas dos cosas, destopar la base máxima de cotización (aumento de ingresos) y reducir la pensión máxima para nuevos cotizantes (reducción de gastos) pueden ser controvertidas pero no afectan al 90% de los ciudadanos de menor renta. Y, volviendo a la tasa de sustitución que dejé en el aire más arriba, la reducen, pero sin perjuicio para las clases populares.

Bajar del 80% de tasa de sustitución no tiene por tanto que ser negativo “per se”.  Puede suceder por las dos actuaciones anteriormente citadas o también por niveles salariales mucho mayores que permitan reducciones porcentuales en dicha tasa sin que afecten a la calidad de vida en la jubilación. Lo importante es disfrutar de unas pensiones dignas que permitan un nivel de vida adecuado. Su relación con el salario anterior es relativo. Quiere decir, aquí es del 80% y en la OCDE de media del 52%, si tuviéramos la pensión de jubilación media en 1800 € en vez de en 1.338,84€ pues bendito 52%.

Pero es que además de actuar sobre los gastos o sobre los ingresos hay otros factores de concepto y de gestión que inciden sobre la presunta no sostenibilidad del sistema. Tenemos los gastos impropios. Gastos que se cargan a esos ingresos generados por las contribuciones de empresas y trabajadores y no deberían estar ahí. Con cargo a la caja de las pensiones pagamos: Pensiones no contributivas 11.305 millones, Incentivos al empleo (reducción de cuotas) 1.818 millones, apoyo a las familias (nacimiento y cuidado de hijos) 2.953 millones, maternidad 1.082 millones, regímenes especiales 1.014 millones, completar lagunas de cotización 788 millones y costos de funcionamiento 3.911 millones. Un total de 22.871 millones que deberían ir a cargo de los Presupuestos Generales del Estado o al menos no computarlos si hacemos un análisis serio de sostenibilidad. Si el presunto déficit fue de 20.185 millones y los gastos impropios 22.871 millones resulta que el déficit no es tal.

Si encima sacáramos las pensiones de Viudedad 26.000 millones e Incapacidad 14.000 pues tendríamos ahora un superávit de 43.000 estando las cosas como están.

En resumen y para terminar, es razonable no querer subir las cotizaciones ni cargar a otros impuestos el futuro de las pensiones pero también hay muchas actuaciones que se pueden plantear antes que bajar la pensión media o aumentar la edad de jubilación. Fomentar el aumento de la productividad con su repercusión en los salarios, destopar bases de cotización, reducir topes máximos de las prestaciones, extraer los gastos impropios, reducir las tasas de sustitución de los niveles más altos…

Pero sobre todo no engañar a la gente, no usar una falacia de falsa equivalencia que equipare nativos con activos. No hacer ver que los puestos de trabajo disponibles dependen de las personas disponibles porque no es así, nunca ha sido así, en ningún sitio ha ocurrido semejante cosa y aquí no será diferente. En 2050 habrá 20 millones de puestos de trabajo disponible como ahora, 15 si tienen razón los conspiranoicos de la robotización, 25 si seguimos prosperando, pero no va a depender, no para ser representativo, de si en los 90 se han tenido 1,3 hijos por mujer y en los 60 dejaron de morirse bebés por cualquier cosa. Además, ¿y después de 2050 qué? ¿Qué vamos a hacer con el pastizal que nos sobre cuando sólo se jubilen los pocos nacidos en los 90’ y 2000? Poco se habla…

Lo del zumo y las vitaminas no es del todo cierto pero lo de “¡A que voy yo y lo encuentro!” Sí lo es.

Si de verdad quieren encontrar soluciones las hay a poco que rasquen.