Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

El autor, Juan José Aja, destacó el escaso interés del Estado sobre los naufragios de barcos

La desconexión estatal con temas tan fundamentales se hace realidad en forma de escasos presupuestos y personal.

Enviar a un amigo
15-01-2021

IMAGEN DE EL ÁNGEL, BARCO HUNDIDO EN EL MEDITERRÁNEO EN 1977

Por MIGUEL DE CERVERA

El reconocido conferenciante Fernández Abascal realizó ayer, 15 de enero, una buena introducción de este relato de naufragios españoles actuales, haciendo hincapié en la vertiente humana de lo que es un barco lanzado a las olas. Esos corazones humanos a los que alude el título del libro y que forman parte de un conjunto flotante, barco y tripulación, junto a los vientres de acero de esos navíos que a veces se van al fondo del mar. Y ésta es la temática del libro Vientres de acero, corazones humanos, publicado por Ediciones Tantín de Santander.

Fernando Abascal hizo especial mención al hecho de que estamos hablando de barcos reales, tanto como son esas víctimas que en su día desaparecieron en el océano, al igual que esos barcos que se hundieron sin volver a ser nunca más vistos.

Poco interés en investigar los accidentes marítimos españoles

El autor del relato, Juan José Aja, Capitán de la Marina Mercante, fue parte de la tripulación del barco embarrancado en Canarias y conoció también a parte de los muertos y desaparecidos en el Ángel en 1977.

Dicho autor tuvo unas duras pero realistas palabras para el escaso interés del Estado hacia la investigación de los naufragios de barcos actuales, puesto que sólo se lleva un escueto registro de los accidentes marítimos españoles sucedidos después del año 90. Por desgracia, en línea con lo que pasa con el resto de la política española, la desconexión estatal con temas tan fundamentales se hace realidad en forma de escasos presupuestos y personal.

Recuerdo de los marinos muertos en el naufragio del Ángel en 1977

Durante la presentación se tuvo un recuerdo especial para el radiotelegrafista del Ángel, este barco mercante santanderino que se hundió en las frías aguas del Mediterráneo durante un temporal de invierno. Un marino profesional que había colaborado con el autor, el Capitán de la Mercante Juan José Aja, y hubiera estado en la presentación del libro Vientres de acero, corazones humanos, de no haber fallecido hace menos de dos meses.

También se tuvo un especial recuerdo para el Capitán del Ángel, hundido en 1977, barco que se fabricó en Santander pocos meses antes de irse al fondo del Mediterráneo. Un recuerdo emotivo de un compañero suyo de estudios, el autor, Capitán de la Mercante, marinos santanderinos de la misma generación ambos, aunque con una gran diferencia: el autor, Juan José Aja, vive y puede acordarse del otro, desaparecido en el mar hace más de 40 años sin que se haya realizado una investigación decente sobre el tema. El único vestigio de justicia que parecen haber obtenido estos profesionales, muertos mientras trabajaban, es este libro que por cierto recomiendo sin dudar.

Descansen en paz estos trabajadores y enhorabuena a Juan José Aja por el libro.