Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

El estado de alarma limitará desde el lunes todos los movimientos que no sean de urgencia

El viernes, 13, al mediodía, eran 120 los fallecidos y 4.200 los contagiados.

Enviar a un amigo
13-03-2020

El Consejo de Ministros, que ha mantenido una reunión de más de siete horas de duración, ha aprobado este sábado el decreto que declara el estado de alarma que, entre otras medidas, prevé restringir el movimiento de personas salvo para ir a trabajar, comprar alimentos o medicamentos, acudir a hospitales o cuidar a ancianos o personas dependientes.

Fuentes del gabinete han indicado que esas medidas para contener la pandemia de coronavirus tendrían una duración de quince días que podrán ampliarse otras dos semanas previa aprobación del Congreso de los Diputados.

ESTADO DE ALARMA

El Gobierno ha decretado este sábado el 'estado de alarma', que será aprobado vía decreto por el Consejo de Ministros y tendrá una vigencia de 15 días. En una esperada comparecencia, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha anunciado la activación de este mecanismo para enfrentar la "emergencia social y sanitaria" del coronavirus. A día de hoy, al mediodía, eran 120 los fallecidos y 4.200 los contagiados.

Se había anunciado una comparecencia urgente en Moncloa del presidente Pedro Sánchez en la que se rumoreaba que anunciaría que se decretaría el 'estado de alarma' como nuevo paso en la lucha de nuestro país contra el Covid-19. En una declaración institucional, ha confirmado el secreto a voces: el Consejo de Ministros aprobará el decreto para declarar el 'estado de alarma' este sábado. Aunque la vigencia máxima es de 15 días, puede prorrogarse si el Congreso da su visto bueno.

"En la reunión de mañana, el Consejo de Ministros adoptará decisiones excepcionales orientadas a movilizar todos los recursos del Estado para proteger mejor la salud de los ciudadanos", ha señalado. 

Sánchez ha recordado que "estamos solo en la primera fase del combate contra el virus, una batalla que libran todos los países del mundo, en particular la Unión Europea. Nos esperan semanas muy duras, y no cabe descartar que en la próxima semana alcancemos desgraciadamente los más de 10.000 afectados". 

"Me gustaría apelar a todos los compatriotas, la victoria depende de cada uno de nosotros, el heroísmo es también lavarse las manos, quedarse en casa, protegerse y proteger a los demás. Tardaremos semanas, va a ser muy duro y difícil, pero vamos a parar el virus, superaremos la emergencia amparándonos en el consejo de la ciencia y los recursos del Estado, pero tardaremos menos tiempo y los daños serán menores ni lo hacemos unidos, con responsabilidad y disciplina social", ha zanjado.

Por segunda vez en la historia de nuestra democracia, España se encontrará en 'estado de alarma' para tratar de frenar la propagación del coronavirus.

Desde ayer jueves se pide al Ejecutivo que sea valiente y decrete al menos el cierre de la región de Madrid, donde la epidemia por el virus está disparada y podría llegar al centenar de muertos por el Covid-19 a lo largo de los próximos días y ya escasean camas hospitalarias y material sanitario. De hecho, el Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobaba hoy un decreto de urgencia donde anunciaba el cierre forzoso de todos los comercios de hostelería y que no sean supermercados, tiendas de alimentación, farmacias o de necesidad.

Qué es y qué implica el estado de alarma

El objetivo de decretar el estado de alarma por parte del Gobierno sería mantener la calma pero maximizar la concienciación ciudadana de que hay que contener los contagios, quedándose en casa y saliendo a la calle para lo más absolutamente imprescindible. En nuestro orden jurídico, el estado de alarma es un régimen excepcional que se declara para asegurar el restablecimiento de la normalidad de los poderes en una sociedad democrática.

El Gobierno, en uso de las facultades que le otorga el artículo 116.2 de la Constitución, puede declarar el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional, cuando se produzca alguna de las siguientes alteraciones graves de la normalidad: Grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud / Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves / Situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad / Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad y concurra alguna de las circunstancias o situaciones anteriores.

El caso actual sería claramente el segundo, "crisis sanitarias, tales como epidemias". Ya se decretó uno en España, también por un gobierno presidido por un socialista: el 4 de diciembre de 2010, el Ejecutivo de Zapatero declaraba el estado de alarma en todo el territorio nacional con motivo del cierre del espacio aéreo debido a la huelga de controladores.

El estado de alarma es declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de 15 días de vigencia, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo, y establecerá el alcance y condiciones vigentes durante la prórroga. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración.

¿Qué le permite al Estado con la alarma?

Durante un estado de alarma, el Estado podrá como medida excepcional:

- Limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarla al cumplimiento de ciertos requisitos.

- Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias.

- Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados.

- Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad.

- Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción afectados.