Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

En vísperas de la berrea en los montes de Saja-Besaya y Campóo

Suele alcanzar su máximo esplendor entre el 15 y el 30 de septiembre, aunque algunos animales jóvenes pueden seguir berreando durante el mes de octubre e, incluso, en noviembre.

Enviar a un amigo
13-09-2020

El celo del ciervo en los montes de Cantabria -especialmente en la zona de Saja-Besaya-  suele alcanzar su máximo esplendor durante la segunda quincena del mes de septiembre y es todo un espectáculo. 

Según los expertos, en los montes cántabros el celo en el ciervo tiene lugar entre finales del mes de agosto y principios del mes de octubre y viene condicionado por el fotoperiodo, cuando los días son cada vez más cortos y las noches se van alargando.

Suele alcanzar su máximo esplendor entre el 15 y el 30 de septiembre, aunque algunos animales jóvenes pueden seguir berreando durante el mes de octubre e, incluso, en noviembre. Se trata de uno de los atractivos que más turismo rural mueve en el mes de septiembre.

Son numerosas las personas que se plantean durante estas fechas dónde acudir para presenciar este espectáculo de la naturaleza. A continuación te mostramos un pequeño resumen con algunos de los mejores sitios para disfrutar de ella.

Parque Nacional de Picos de Europa (Castilla y León, Cantabria y Asturias). Desde las Casas del Parque de Picos de Europa, en las localidades de Lario y Puebla de Lillo (León), los visitantes recibirán información sobre lugares donde escuchar la berrea. Son lugares de fácil acceso y desde ellos existen posibilidades reales de escuchar la berrea e incluso de observar algún ciervo usando prismáticos.

 

También en los montes de Campóo el espectáculo es seguido por muchos aficionados. La salidas para disfrutar de la berrea del ciervo es una de las actividades más espectaculares y demandadas de cuantas organiza Naturea Cantabria. Un servicio de dinamización y mantenimiento del uso público en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria, ejecutado por la Red Cántabra de Desarrollo Rural, con la financiación de la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria.

 

Este servicio en la zona campurriana está organizado por el Centro Ornitológico del Embalse del Ebro, ubicado en La Población, localidad de Campoo de Yuso, cuyas guías acompañarán durante cuatro jornadas, de mañana y tarde (siempre a grupos muy reducidos), para no interferir en este momento tan delicado del ciclo vital del ciervo, a todos aquellos interesados en en disfrutar de este espectáculo de la naturaleza.

 

Desde puntos estratégicos se podrá observar los hábitos sociales y de comportamiento de esta especie durante el celo. Los machos, en su lucha por alcanzar la supremacía física sobre su territorio de campeo, en estos momentos de celo, emiten un sonido gutural conocido comúnmente como berrea.


LA ÉPOCA DE CELO

La disponibilidad de alimento es uno de los aspectos que más condicionan la época de celo y será la primera cuestión en la que nos fijaremos. El inicio de la berrea se retrasa o es poco sincrónico en años de mala alimentación. En zonas en las que la población de ciervo tiene condiciones de mala alimentación las hembras pueden no alcanzar una condición corporal óptima para el celo, y comenzarán el mismo tardíamente.

Las berreas tardías deben ser interpretadas de manera general como una señal de alarma, sobre todo cuando los ciervos continúan berreando más allá de la primera quincena de noviembre. Son sinónimo de un mal estado nutricional o de una población de machos muy joven. 

El problema esencial de una berrea tardía es que cuanto más tarde se produzca la concepción, más tarde tendrá lugar el parto y por tanto, más cerca de los meses de verano nacerán las crías. Las crías nacidas en verano tendrán una menor tasa de supervivencia y, en general, un peor estado de salud.