Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Imputan a Martín el "caos energético" en la zona sur de Cantabria

Nuestra Plataforma es orgulloso y activo “francotirador social", una de los causas del cúmulo de fracasos que abría el del ilegal, sospechoso "concurso eólico", estrella(do) negocio declarado ilegal/nulo por TSJC/TS

Enviar a un amigo
13-01-2021

 

 

Fernando Merodio y José Miguel Martínez Postigo firman la opinión que con el título "Continúa el caos energético... y siguen ahí", que a continuaciòn se transcribe en nombre y representación de la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria. 

 

 

La naturaleza no cesa de mandarnos angustiosos mensajes del inminente riesgo, nos apremia en la urgencia de modificar -todos- los hábitos y, olvidada Greta Thunberg y su "cambiar el sistema", los flautistas de la política, al servicio del daño y camino del caos, nos confinan, callan y, además, nos culpan de todo el mal.

Aquí ahora, inusual, perpetuado en sus cargos, Martín, primero en Medio Ambiente, 2007-2011, con PSOE y ahora en Industria, 2015-(...), con PRC, empotrado en su sillón, lloriquea y se queja de que no esperaba tanto francotirador contra sus proyectos, lo que, en el desorden energético, evidencia un tramposo, sintomático error, los proyectos no son suyos, son del promotor y su tarea es, tras fijar políticas -energía concentrada o distribuida, generación de proximidad o lejana, apoyar o no el balance neto, controlar la energía todos o dejárselo al capital,...-, valorar si los proyectos que dice tiroteados cumplen o no a la norma y, si es que sí, tramitarlos en legal forma.

Pero, insoluble problema, ello exige conocer y cumplir las leyes que sus cuates elaboran en la calle Alta o en las Cortes Generales, siendo irrebatible que ni él, ni Pelayo, su Director General en el órgano sustantivo energético, ni Blanco, ni Lucio, la brigada de apoyo que le colocó Revilla para eliminar pegas con “el Medio Ambiente”, valoran la esencia del Estado de derecho y sus reglas e, incluso, ignoran las leyes de evaluación ambiental, desarrollo eólico, información y participación,…, con lo que han marcado, imposible de batir, un histórico hito de ineptitud, no ya al no implantar -desde la prehistoria de Soba y la aciaga tropelía de Vestas y Marcano en Celada-Marlantes- al menos una turbina, sino al no ser capaces de dar siquiera un paso administrativo adelante en el trámite de algún proyecto industrial eólico.

Nuestra Plataforma es orgulloso y activo “francotirador social", una de los causas del cúmulo de fracasos que abría el del ilegal, sospechoso "concurso eólico", estrella(do) negocio declarado ilegal/nulo por TSJC/TS y crecía con la turbulenta riada de ilógicos proyectos de parques industriales eólicos valorados, quiméricos, en miles de millones, cientos de molinos gigantes, líneas de altísima tensión, dañinas subestaciones, pistas de rodadura,..., en cuyo trámite los cuatro jinetes de Industria y Medio Ambiente, sin PROTLey del Suelo actual, ni siquiera un mínimo Plan Eólico,…, con el Plan Energético, PSEC 2014-2020, caducado y sin siquiera iniciar el largo proceso para aprobar uno nuevo, son clara amenaza para nuestra gran riqueza, el territorio común y su uso por todos, de la que solo nos defienden la tozudez campesina de los afectados, su conciencia de clase y su conocimiento, análisis y uso de las muy malas, permisivas, laxas leyes que otros elaboran, aprueban, desconocen e incumplen.

Huyen "los cuatro" de nuestros planteamientos, prefieren "mesas de negociación" y falsos titulares mediáticos, resultando imposible explicarlos algo... de lo mucho que ignoran o se niegan a ver, felices ahora con esas “mesas” que, en el lado que debiera ocupar la sociedad sufriente, han sustituido a los viejos dinosaurios por la germinal moda de agrupar colectivos inmiscibles, opuestos, preocupados en discutir largo y tendido nombres y ¡logos!, con la rara idea de, acaso, enfrentarse al capital y políticos con solo la imagen y sin fatigarse ¡Activismo de redes, trumpismo/podemismo!

Sabe todo el mundo que, a causa de muchas y burdas ilegalidades, el 17 de octubre de 2012 el TSJC anulaba la adjudicación de unos feroces 1.400 Mw de potencia eólica que el gobierno regional, de modo arbitrario, había asignado a grupos empresariales formados por IberdrolaEDPEon, todo ellos, por supuesto "Renovables", Caixa NovaEngasaEnelBanco GalegoBanco SantanderSniaceApia XXIAscan,..., nulidad que confirmó con costas el TS, como también se sabe que a día de hoy, pasados más de ocho años, no se ha implantado ni un solo parque industrial eólico en nuestro territorio y, pese a las falsedades difundidas, las solicitudes más avanzadas están en fase de "actuaciones previas" al largo vital procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental ordinaria, unas "actuaciones previas" en las que la Dirección General de Medio Ambiente, tras consultar a otras Administraciones e interesados, debería, en su caso, elaborar el Documento de Alcance que delimitara la amplitud y detalle del Estudio de Impacto Ambiental que -de modo erróneo, pensamos- la Ley permite elaborará al promotor, pese a tratarse del instrumento que valora los diversos impactos de la solicitud en biodiversidad, territorio,..., con lo que recuerda la fábula de la zorra en el gallinero.

Hoy, tras la hecatombe del "concurso eólico" y sin un nuevo molino implantado, la situación es que, por incumplir la ley, Administración y empresas -dañando la confianza institucional- han debido renunciar a lo tramitado en el proyecto de una gran subestación en Valdeolea o en los P.E. Quintanillas y Cerro Airo y, si no lo han hecho ya, tendrán que hacerlo con los P.E. de Bustafrades, Cuesta MayorQuebradurasOrnedo y Henestrosas, teniendo serios problemas entre empresas en el caso del gigantesco -e ilegal como todos- P.E. El Escudo; son incapaces de dar ni un paso en condiciones.

Nos están causando -mucho- daño a todos, en especial al impedir el debate y decisión de la política energética que convenga a todos, frene el calentamiento global, potencie la economía y propicie una vida más lógica, motivo por el que "los cuatro" de Industria y Medio Ambiente -y, sin duda, alguno más- debieran ser cesados ya y, tras investigar sus "errores", pasarles el tanto de culpa por las responsabilidades personales que, en su caso, procedan.