La gira de despedida de la pianista Maria João Pires hace escala en el FIS

La artista portuguesa interpretará este lunes dos sonatas para piano de Beethoven y dos obras de Schumann

Enviar a un amigo
26-08-2019
Maria João Pires llega al Festival Internacional de Santander tras anunciar su próxima despedida de los escenarios. El recital que ofrecerá hoy lunes (Sala Argenta, 20:30 horas) la pianista portuguesa supone por tanto una oportunidad única de escucharla en directo. Inmersa en su gira de despedida de los principales escenarios del mundo, Pires ha preparado para este concierto, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Amigos del Festival Internacional de Santander, un programa centrado en el Romanticismo, con dos sonatas para piano de Beethoven (n.8 en do menor Op. 13 y n. 32 Op. 111) y dos obras de Schumann (‘Arabesque Op. 18’ y ‘Kinderszenen Op. 15’).
 
Maria João Pires nació en Lisboa en 1944. Debutó en público a los 7 años interpretando los Conciertos para Piano de Mozart en Oporto y poco después recibió el mayor reconocimiento a un músico joven portugués. Entre 1953 y 1960 estudió en el Conservatorio de Lisboa con el profesor Campos Coelho, donde recibió también cursos de composición, teoría e historia de la música con Francine Benoit. Continuó sus estudios en Alemania, primero en la Munich Music Academy con Rosl Schmid, y posteriormente en Hanover con Karl Engel.
 
Pires ha actuado en las principales ciudades del mundo, con las orquestas más reconocidas, incluyendo la Berliner Philharmoniker, la Boston Symphony Orchestra, la Royal Concertgebouw Orchestra, la London Philarmonic, la Orchestre de Paris o la Wiener Philharmoniker. También es una reconocida intérprete de música de cámara y en los últimos años ha participado en los principales festivales internacionales, como Schleswig-Holstein Music Festival, Schubertiade, Tanglewood, Ravinia, Montpellier, Lucerne, Edinburgh y BBC Proms. Además de sus actuaciones en directo, destaca la colección de grabaciones realizada por Pires para las discográficas Deutsche Grammophon y Erato.
 
En 1999 creó en Portugal el Belgais Centre, dedicado al estudio de las Artes, donde Maria João Pires ofrece regularmente talleres interdisciplinarios para músicos profesionales y amantes de la música. En la sala de conciertos de Belgais se realizan con frecuencia actuaciones y grabaciones que, en el futuro, se compartirán con la comunidad digital internacional. Hace seis años, la pianista inició dos proyectos complementarios en Bélgica: los ‘Coros Partitura’, un proyecto que crea y desarrolla coros para niños de entornos desfavorecidos, y los ‘Talleres Partitura’.
 
En diciembre de 2017 anunció que al año siguiente se retiraría de los escenarios, anulando desde ese momento todos los conciertos que tenía en agenda en 2018 y comenzando una gira de despedida por los principales escenarios del mundo que, en contra de sus previsiones iniciales, se ha prolongado hasta 2019.
 
Las obras del programa
 
La música del Romanticismo se caracteriza por la independencia del compositor frente a sus mecenas, por el intimismo y la exaltación de los sentimientos. Características que afloran en las obras de Beethoven y Schumann que interpretará Maria João Pires en Santander. Beethoven escribió la ‘Sonata para piano op.13 n. 8’ con 27 años. Esta obra, también llamada ‘Patética’, es una de las partituras icónicas de la música clásica; una de  las piezas más interpretadas en público, tanto en la actualidad como en vida del compositor.
 
Según Beethoven, esta sonata es una síntesis entre el sentimiento y la pasión, lo objetivo frente a lo subjetivo. Una dualidad que puede intuirse en el primer movimiento, donde el motivo principal, calificado como ‘grave’ por parte del autor, va intercalándose en determinados momentos del ‘Allegro di molto e con brio’. La sonata se completa con un ‘Adagio cantábile’ de gran intensidad y belleza, y un rondó con pequeñas células que recuerdan al primer movimiento.
 
Maria João Pires interpretará también la ‘Sonata para piano op.111 n. 32’, que fue la última sonata para piano compuesta por el genio alemán. Constituida únicamente por dos movimientos, el primero muestra a un Beethoven capaz de unir las texturas de fuga y sonata en el final. En la obra predomina un tono trágico, que se anuncia ya al comienzo de la introducción del ‘Maestoso’. El último movimiento es un ‘adagio’ titulado Arietta.
 
Las dos piezas de Schumann son un canto a la melancolía provocada por la lejanía de su amada, la pianista Clara Wieck. ‘Arabesque’ es una pieza con forma de rondó compuesta en 1839 en un arrebato del autor ante la oposición del padre de la pianista a la relación entre ellos. A pesar de la distancia, ambos mantuvieron la comunicación por medio de cartas y piezas musicales, siendo ‘Arabesque’ una de ellas.
 
Por otra parte, las ‘Kinderszenen Op. 15’, compuestas en 1838, tuvieron su génesis en un comentario que Clara Wieck le realizó al propio Schumann sobre la niñez. El compositor elaboró entonces una serie de treinta piezas de las que escogió trece y les dio un título con el objeto de sugerir al intérprete y al oyente situaciones infantiles, como ‘El niño mimado’, ‘Caballero en caballo de madera’, o ‘Niño adormecido’.
 

loading...