Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La jornada de altas temperaturas terminó con una fuerte tormenta y huída precipitada de las playas

En el interior de Cantabria fue importante la caída de temperaturas, la lluvia y el aparato eléctrico. Se mantiene el aviso naranja.

Enviar a un amigo
30-07-2020

LAS ALTAS TEMPERATURAS de la jornada han terminado con una fuerte tormenta que ha traido lluvia desde las 17 horas, lo que ha provocado que el ambiente se haya refrescado. A partir de las 16 horas cuando el cielo comenzó a presentar nubarrones, miles de personas comenzaron a abandonar las playas, hasta ese momento abarrotadas de público.

Cuando el temporal se hizo presente, muchas personas todavía en las playas iniciaron la huída ante el inminente aguacero, que duró escasamente, al menos en Santander y alrededores.

En el interior de Cantabria fue importante la caída de temperaturas, la lluvia y el aparato eléctrico. Se mantiene el aviso naranja.

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomienda extremar la prudencia ya que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado para la tarde de mañana jueves el aviso naranja por altas temperaturas en el interior de la región. 

Este nivel de riesgo permanecerá activado entre las 14:00 y las 21:00 horas. Según indica la AEMET se espera que en este periodo se alcancen los 37º en el centro y el valle de Villaverde, y los 38º en Liébana y la Cantabria del Ebro. El mismo fenómeno, en el mismo horario, afectará al litoral pero en un nivel de riesgo más bajo, el amarillo, con temperaturas que podrán alcanzar los 34º.

Tormentas

Toda Cantabria estará, además, entre las 17:00 y las 20:00 horas, en aviso amarillo por tormentas.

Recomendaciones calor

Dado el notable incremento de la temperatura previsto el Servicio de Emergencias 112 pide a los cántabros y a quienes nos visitan que eviten la exposición directa y prolongada al sol en las horas centrales del día, y que no realicen esfuerzos o actividades físicas innecesarias. Convienen mantenerse hidratado a base de ingesta frecuente de bebidas no alcohólicas, sin esperar a tener sed, salvo contraindicación médica, y evitar las comidas copiosas. Además, favorece la regulación del calor corporal la utilización de ropa ligera y holgada de colores claros, que debe de acompañarse de gorro, gafas y crema protectora.

Es necesario prestar una especial atención a niños, ancianos y personas con algún tipo de patología, más vulnerables a sufrir deshidratación o golpes de calor.

En la playa es recomendable el uso de sombrilla, refrescarse si se va a pasar allí un tiempo prolongado, y salir inmediatamente del agua y acudir a los puestos de vigilancia en caso de encontrarse mal.

En la montaña o para la realización de algún tipo de deporte se aconseja elegir las horas de menor incidencia del sol y el calor, mantener la continua hidratación y no realizar grandes esfuerzos, aunque si la temperatura es alta lo mejor es dejar las actividades lúdicas que requieran desgaste físico acusado para días menos calurosos.

Si es posible se insta a la población a elegir lugares frescos, a la sombra, y evitar que el calor entre en casa bajando persianas y cerrando ventanas en las horas de mayor temperatura.