Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

“Con cuidados paliativos de calidad la Ley de Eutanasia sería prescindible”, afirma el doctor Alberto Noriega

En esta entrevista explica al COM Cantabria la realidad de una práctica que no tiene especialidad reglada y que puede verse afectada por la nueva Ley de Eutanasia.

Enviar a un amigo
09-10-2021

 

 

Santander, viernes, 8 de octubre de 2021.-

Alberto Noriega  Ortiz es médico adjunto de la Unidad de Cuidados Paliativos del área 1 de Santander. Estudió Medicina en la Universidad de Cantabria y se especializó en Geriatría pero su carrera profesional le ha llevado a hacerse un experto en Medicina Paliativa  y, según cuenta, “engancha como una droga en el momento en que eres capaz de ponerte en el lugar del que sufre y mejorar su bienestar”. En esta entrevista explica  al COM Cantabria la realidad  de una práctica que no tiene especialidad reglada y que puede verse afectada por la nueva Ley de Eutanasia. 

-En España no hay especialidad reglada de Paliativos ¿Qué opina al respecto?

Los pacientes que requieren apoyo por las Unidades de Cuidados Paliativos, merecen recibir unos cuidados de calidad, para lo que es preciso haber recibido una formación reglada y tener un alto nivel de formación. El reconocimiento de esta especialidad abriría muchas puertas en este sentido. También se vería reconocida la formación y experiencia de los profesionales que prestan un alto nivel de cuidados. 

No podemos formar especialistas si no se reconoce la especialidad. Existe un gran número de médicos que tienen un buenísimo nivel de formación y ofrecen unos cuidados de alta calidad.

-Por otra parte, parece que el paradigma de los cuidados paliativos ha cambiado en los últimos años ¿a quién se dirigen ahora?

Los cuidados paliativos nacieron en los Hospitales ingleses de la mano de Elisabeth Kübler Ross, para prestar atención a pacientes con cáncer en estados avanzados. Posteriormente se amplió el campo de la asistencia y hoy en día son subsidiarios de recibir atención paliativa cualquier paciente con una enfermedad avanzada, con síntomas intensos y cambiantes, incurable y con un pronóstico de vida corto.

-Si hablamos de datos, ¿cuántos pacientes necesitan en la actualidad cuidados paliativos en Cantabria?

Si hablamos de cáncer, la incidencia en Cantabria es de unos 1.500 casos nuevos/año, de los que aproximadamente, necesitarán atención paliativa unos 700/año. En el área 1 de Santander en la que se censan unos 308.000 habitantes y es la que recibe atención por nuestra parte requieren nuestro apoyo unos 900 habitantes/año; este pasado año hemos superado el millar.

-Y  los tratamientos que se aplican ¿han cambiado mucho? ¿es Valdecilla pionera en los más avanzados?

Los medicamentos utilizados para el control del dolor, han mejorado bastante y existen fármacos más específicos. Para el control del resto de síntomas las cosas han cambiado poco, porque, en líneas generales, los que manejábamos y manejamos,  nos siguen siendo muy útiles. Sí que han mejorado mucho algunas técnicas intervencionistas o tratamientos altamente especializados de radioterapia.

-Por otra parte ¿en qué medida es importante la familia en estos cuidados?

Siempre se dice (y con ese fundamento trabajamos), que en Cuidados Paliativos, paciente y familia son el núcleo principal de nuestra atención. Ante una persona con un pronóstico de vida infausto y elevado sufrimiento físico y emocional, en la mayor parte de los casos, la familia se resiente a todos los niveles y el paciente lo percibe de tal manera que bloquea la comunicación de sus padecimientos y la trasmisión de las emociones en un afán protector hacia el núcleo familiar; lo mismo acurre en sentido inverso. Este es solo un ejemplo de porqué la atención a la familia es uno de los ejes de nuestra asistencia.

-Es inevitable hablar de eutanasia en una entrevista ¿qué opina de la nueva legislación un médico de cuidados paliativos?

Si. Inevitable. Desde mi punto de vista no ha habido suficiente debate para su aprobación; se ha precipitado un poco. Ofrece un derecho más a los pacientes, pero creo que podría ser prescindible si se ofrecieran unos Cuidados Paliativos de calidad. Si pregunta usted a diferentes personas cada una matizará su respuesta al respecto, creo yo. Por otra parte, debe de hacerse un esfuerzo por escuchar, y ponerse en el lugar de quien no está de acuerdo o está de acuerdo,  aunque sé que es una postura difícil 

-Para terminar, ser médico de paliativos ¿requiere una empatía  y una sensibilidad especial?

La Medicina Paliativa es algo que engancha como una droga en el momento en que eres capaz de ponerte en el lugar del que sufre, de compadecerte (padecer con) y mejorar su bienestar. Tratas de ofrecer lo mejor de ti y de tu conocimiento para aliviar tanto dolor y sufrimiento emocional, y cuando lo consigues (no siempre en su totalidad por lo complejo de algunos casos), la sensación de bienestar y la recompensa por haber podido ayudar a alguien que lo necesitaba con premura, es indescriptible.