Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Los cántabros, de los más preocupados por el tiempo que pasan sus hijos con las pantallas

Casi 1 de cada 2 niños españoles incluye las pantallas en su lista de regalos navideños

Enviar a un amigo
16-12-2019

Nuestra relación con las pantallas se ha vuelto paradójica, por un lado facilitan la comunicación y las gestiones del día a día, sin embargo, y especialmente en lo que concierne a nuestros hijos son una fuente de preocupación cuando ponemos sobre la mesa temas como la salud visual o el tiempo que invierten con ellas.  

Sin embargo, una vez llega el periodo navideño, este tipo de dispositivos son los claros preferidos como regalo para los niños y los padres, aún consternados por las consecuencias de su uso, siguen haciendo notables inversiones en esta compra. 

Multiópticas ha llevado a cabo el estudio “Las pantallas y los niños en Navidad”, en el que se hace patente que a pesar de que Cantabria es la segunda comunidad autónoma en la que existe una mayor preocupación por el tiempo que pasan los niños delante de una pantalla (92%) y en la que los padres más tarde consideran que deberían recibir sus hijos un regalo de navidad relacionado con las pantallas, el 50% de los encuestados de esta comunidad autónoma invertirá, de media, 140 euros en la compra de dispositivos con pantalla para sus hijos, 28 euros por encima de la media española. 

Asimismo, y a pesar de que el entorno digital en el que vivimos inmersos ha fomentado que este tipo de peticiones de regalos empiecen a una edad cada vez más avanzada, los menores en Cantabria no solo son los españoles que menos tiempo pasan utilizando un dispositivo con pantalla respecto a la media española, sino que también son los que más tarde las reciben como regalo navideño, casi a los 10, un año más tarde que el resto de los españoles.   

Asimismo, a nivel nacional, un 54% de los menores ya ha obtenido algún obsequio navideño con pantalla a los 6 años, un 61% a los 8 años, un 77% a los 10 y ya alcanzados los 12 un 93%. 

Pero, ¿de dónde sacan, en concreto, los niños cántabros la idea de los regalos que luego piden en estas festividades? Pues, según sus padres, en primer lugar, de sus amigos (85%), del colegio (62%) y de lo que oyen y ven en la televisión (42%). 

Padres consternados

La realidad de que los niños crecen y se desarrollan en un ambiente puramente digital y de que casi todos los aspectos de su vida están relacionados con las pantallas se hace aún más evidente en la época navideña, en la que, puestos a exponer todos sus mayores deseos, muchos eligen los dispositivos con pantallas como anhelado compañero de juegos. Este hecho ha acentuado la preocupación del 92% de los padres cántabros, siendo ésta la comunidad autónoma donde existe una mayor consternación, respecto al tiempo que pasan sus hijos delante de una pantalla.

En este sentido el 92% de los padres encuestados en Cantabria se ha mostrado partidario de limitar de alguna manera el uso de los menores de los dispositivos con pantallas. Como forma de supervisión, de este porcentaje, un 85% lo limitaría haciendo que lo usen menos horas, un 85% que los usen para acceder a ciertos contenidos y un 54% cree que solo los deberían utilizar cuando ellos están presentes. 

De las dos horas de media que los niños cántabros están delante de una pantalla, los padres encuestados consideran que debería reducirse a la mitad en los días laborables y no llegar a las dos horas los fines de semana, pasando a considerar otras alternativas de ocio relacionadas con estar jugando o al aire libre. 

Asimismo, y siendo evidente que el uso de la tecnología por parte de sus hijos inquieta a los padres, los cántabros son los españoles que más reconocen hacer un uso excesivo del teléfono móvil (58%). 

De este modo, este estudio busca visibilizar la relación que hemos entablado con las nuevas tecnologías y nuestra forma de consumirlas. “Fieles a nuestro compromiso con la salud ocular, desde Multiópticas queremos seguir impulsando la campaña de Screen Pollution porque tenemos plena conciencia de la responsabilidad que tenemos como compañía especializada en el cuidado de la salud visual”, declara Carlos Crespo, Director General de Multiópticas. “Creemos que con los datos que revela este estudio podemos jugar un papel relevante a la hora de señalar una problemática, de incentivar la prevención y el uso responsable de las pantallas, sobre todo entre los más pequeños”, concluye.  

Problemas de visión

El nivel de luminosidad de las pantallas, la distancia a la que consumimos los contenidos audiovisuales o la ergonomía visual a la hora de estar frente a un dispositivo con pantalla son factores que pueden causar alteraciones oculares. 

Nueve de cada diez padres en Cantabria (96%) que ha participado en el estudio consideran que sus hijos podrían llegar a tener problemas de visión si siguen invirtiendo tanto tiempo con ellos. Asimismo son los españoles que menos de acuerdo están (23%) con que las últimas noticias sobre la necesidad de hacer un uso responsable de las pantallas pueden influir en la decisión de compra de los regalos navideños de sus hijos. 

“El hecho de que, cada vez más, los menores trabajen más la vista estando expuestos a la influencia de las pantallas y pasen menos tiempo al aire libre está favoreciendo la aparición de afecciones oculares”, apunta el Doctor Manuel Díaz Llopis, Catedrático de Oftalmología de la Universidad de Valencia. “Asimismo es fundamental concienciar a los padres de la importancia de las revisiones visuales, sobre todo, teniendo en cuenta de que hablamos de la salud visual de un niño, de incentivar las actividades al aire libre y de controlar los tiempos de exposición a la tecnología en su tiempo de ocio”, afirma.

Estas recomendaciones van en línea con las creencias de los cántabros, de los cuales el 88% cree que los niños y los adultos deberían hacerse revisiones oftalmológicas por el uso que hacemos de la tecnología y de la creencia del 73% de los encuestados de que necesitaremos llevar gafas o lentillas con más frecuencia también por el aumento de nuestro consumo de la tecnología.