Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Revilla no quiere que el reparto de fondos se realice en base a criterios de población

Los presidentes autonómicos, sin distinción de color, reclaman mecanismos de coordinación interterritorial ante la expansión de los brotes de la Covid-19.

Enviar a un amigo
30-07-2020

 

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, reclamará más protagonismo de las comunidades autónomas en la distribución de los fondos europeos contra la pandemia durante la XXI Conferencia de Presidentes, que se celebrará mañana en el Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla, en La Rioja.

Revilla insistirá en la necesidad de que sea el criterio del coste real de los servicios el que prime frente al de población, de forma que se tengan en cuenta el alto coste de "la educación, la sanidad o las infraestructuras" en comunidades autónomas como Cantabria.

El presidente cántabro espera que el reparto de los fondos, que será uno de los temas fundamentales de la primera Conferencia presencial tras el estado de alarma, sea "acorde con lo que se predica" sobre inversiones que se ajusten a las necesidades reales.

Miguel Ángel Revilla valora la presencia del rey Felipe VI junto al resto de los presidentes autonómicos antes del comienzo de la reunión, a las 9:30 horas, a la que también asistirán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias; los vicepresidentes y ministros del Gobierno de España y la presidenta de La Rioja, Concha Andreu.

Tras la foto de familia con el rey, la sesión de trabajo de la Conferencia de Presidentes se desarrollará entre las 10:00 y las 17:00 horas, centrada en la situación actual y las perspectivas de la pandemia y la valoración del reciente Consejo Europeo Extraordinario.

Al final de la reunión, a partir de las 17:00 horas, los presidentes autonómicos darán a conocer su valoración sobre el contenido de la misma.

ANÁLISIS DE LA CONFERENCIA DE PRESIDENTES

A pesar del significado de la ausencia en esta "cumbre" de Torra y Urkullu, que ha causado un serio malestar en la Moncloa, Sánchez quiere aprovechar la Conferencia de Presidentes, la primera presencial desde hace tres años, para prolongar la dinámica colaborativa que, según el Gobierno, se impuso en los encuentros telemáticos del estado de alarma. El Ejecutivo atribuye a esa confraternización que los gobernantes autonómicos del PP influyeran en Casado para que, por ejemplo, respaldara el decreto de la nueva normalidad. El Gobierno necesita una colaboración, aunque sea de mínimos, del principal partido de la oposición para afrontar en el próximo otoño la fase más aguda de la crisis.

Aunque la agenda de la conferencia no ayuda. Los presidentes autonómicos, sin distinción de color, reclaman mecanismos de coordinación interterritorial ante la expansión de los brotes de la Covid-19. Dirigentes del PP han reclamado a Sánchez que "no se lave las manos" y recupere un mando sanitario único. Pero el Gobierno considera que las comunidades tienen suficientes resortes para afrontar la pandemia. Además, aprecia dificultades legales para recuperar esa figura, que ejerció el ministro de Sanidad, sin estado de alarma.

La distribución de los 140.000 millones de euros que corresponden a España del fondo europeo tampoco será un camino de rosas. Esos recursos llegarán en el segundo semestre de 2021, y siempre que Bruselas dé el visto bueno al plan de reformas que presente el Gobierno. Algunos presidentes, sin embargo, ya han hecho números. Torra habla de 30.000 millones, la Generalitat valenciana reclama 7.000 y la Junta extremeña, 3.200. La conferencia, sin embargo, no llegará tan lejos y no habrá tal reparto.