Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Una tragedia que la justicia impidió investigar

¿Que intereses tan poderosos se han movilizado en estas décadas y años para que una tragedia de tanta inmensidad de víctimas inocentes no se haya investigado hasta las últimas consecuencias?

Enviar a un amigo
18-08-2020
ES POSIBLE QUE ESTA FECHA DEL 17 DE AGOSTO no diga nada a las nuevas generaciones. Pero hace ya SESENTA AÑOS desgarró de dolor y conmoción a Torrelavega y toda su comarca de influencia con la tragedia de La Luciana en la mina de Reocín que se llevó por delante la vida de 18 personas, sin que la empresa minera hasta la fecha de hoy haya pedido perdón por las negligencias de las que fue responsable al romperse aquel dique que se llevó por delante hogares enteros de familias modestas.

No es el momento de la estadística, pero de las 18 muertes, la mitad fueron pequeños que no pasaban de los catorce años. Sobre la familia Oliver-Ramírez (cuya imagen se inserta correspondiendo a su carnet de familia numerosa que llegó a su domicilio cuando toda la familia había perecido en esta tragedia), bien podemos apreciar con el corazón contenido al matrimonio y a sus cuatro hijos, entre los dos meses y los cinco años. ¡Que gran pena!

¿Que intereses tan poderosos se han movilizado en estas décadas y años para que una tragedia de tanta inmensidad de víctimas inocentes no se haya investigado hasta las últimas consecuencias?

Muchos de los familiares ya han fallecido, Pero la herida sigue abierta para quien tenga sensibilidad humana. Yo no perdí a nadie de mi familia, pero me duele profundamente que no reparemos aunque sea un segundo de recuerdo para estas víctimas inocentes que perecieron aquella noche larga y triste del 17 de agosto de 1960.

Tenía yo siete años y no recuerdo el hecho, aunque unos años después cuando bajaba en bicicleta desde mi pueblo de Cartes al Instituto Marqués de Santillana de Torrelavega miraba siempre hacia aquella zona de La Luciana que ofrecía la imagen dantesca de todo lo que se llevó por delante, nada menos que 18 vidas y hogares construidos con el sudor del trabajo.

¡Que inmensa tragedia que todo corazón que sienta no puede olvidar!. Recordamos a todos, a los muertos y a sus familias que vivieron las consecuencias de la tragedia, porque no se ha hecho justicia sobre la injusta muerte de aquellas 18 víctimas provocadas por la negligencia y el afán de las ganancias económicas sobre la vida.