Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Unidos x Laredo celebra que la nueva ley del suelo acabe con el problema de los edificios "fuera de ordenación"

La nueva redacción del artículo 115.1 de vigente ley del suelo de Cantabria ha finalizado con este grave problema y permite que todos los propietarios, aunque sus edificios superen la altura permitida por el actual plan general

Enviar a un amigo
Unidos x Laredo celebra que la nueva ley del suelo acabe con el problema de los edificios "fuera de ordenación"
02-08-2022

Unidos x Laredo ha confirmado con los técnicos municipales que con la aprobación y publicación de la nueva ley del suelo, finaliza el problema que tenían los edificios considerados fuera de ordenación por superar la altura permitida en el plan general de ordenación vigente.

Gracias  a la reciente aprobación y publicación en el BOC de la nueva ley del suelo de Cantabria (LOTUCA) y concretamente a lo que establece el  artículo 115.1 no se considerarán como FUERA DE ORDENACIÓN los edificios que por el mero hecho de superar el número de alturas permitidas por el plan general, antes eran declarados como tales.

El portavoz de Unidos x Laredo, Ramón Arenas, ha hecho público que, “en base al art. 115.1 de la nueva ley del suelo para que un edificio se considere fuera de ordenación debe  estar ubicado en espacio destinado a viarios, espacios libres o dotaciones, o bien estar prevista expresamente su expropiación o demolición.

“Por tanto se acabó el problema para todos aquellos edificios que por el mero hecho de haberse construido antes del año 1987 y superar el número de plantas que actualmente permite el plan general de ordenación vigente, debían ser declarados FUERA DE ORDENACIÓN, con el enorme perjuicio económico que ello suponía, dado que para realizar una obra debíamos renunciar al valor de expropiación y además inscribirlo en el registro de la propiedad”

Esta tremenda  carga o gravamen ha finalizado para todos esos edificios,  dado que el ayuntamiento de Laredo, para conceder la licencia de obras ya no exige ni la renuncia de los propietarios al valor de expropiación, ni a que sean inscritos en el registro de la propiedad como fuera de ordenación.

La nueva ley del suelo de Cantabria ha cambiado su criterio con respecto al concepto y  definición de los  EDIFICIO FUERA DE ORDENACIÓN, dado que  antes, con la vieja ley,  todos los edificios construidos antes del plan general vigente que superaban la altura permitida por plan vigentge eran considerados como FUERA DE ORDENACIÓN, lo que ya no sucede con la nueva ley del suelo.

Por ello, cientos de edificios y miles y miles de viviendas y propietarios  han sido liberados de la afección derivada de esa figura jurídica, así como del padecimiento daño y perjuicio económico que ello suponía, dado que antes de la aprobación de la nueva ley,  para hacer una obra, aunque fuese menor,  no sólo había que declarar la edificación como fuera de ordenación,  sino inscribirla  el registro de la propiedad.

“El cambio trascendental que ha introducido la nueva redacción del artículo 115.1 de la ley del suelo consiste en que sólo se consideran FUERA DE ORDENACIÓN los edificios que estén ubicados en espacios destinados a viarios, espacios libres o dotaciones, o esté prevista expresamente su expropiación o demolición”, confirma Arenas.

Estamos pues de enhorabuena, se congratula  el portavoz de Unidos x Laredo,, pues “se acabó un gravísimo problema para miles y miles de laredanos que no solicitaban licencia de obras, sencillamente porque no  deseaban  renunciar al valor de expropiación e inscribirlo en el registro, pues constituía una fuerte carga económica para los inmuebles afectados.

La nueva redacción del artículo 115.1 de vigente  ley del suelo de Cantabria ha finalizado con este grave problema  y permite que todos los propietarios, aunque sus edificios superen la altura permitida por el actual plan general de ordenación, puedan pedir la licencia de obras sin tener que renunciar al valor de expropiación ni a inscribir el edificio en el registro de la propiedad como “fuera de ordenación”