La Clave de Cantabria24horas.com

SIGUE LA GUERRA DE SÍMBOLOS

Enviar a un amigo

Las pancartas en favor de los presos catalanes y los lazos -amarillos y blancos- han sido retirados de los edificios oficiales de la Generalitat. Sin embargo, la 'guerra de símbolos' no cesa. El president Quim Torra ha anunciado ya que presentará una querella por prevaricación contra la Junta Electoral Central, y ha decidido desplegar en el Palau de la Generalitat una pancarta por "la libertad de opinión y expresión" en rechazo a la prohibición.

Los carteles en favor de los presos políticos y exiliados del procés de Cataluña han sido descolgados de los edificios oficiales ante la orden de la Junta Electoral Central (JEC) que instaba a los propios Mossos d'Esquadra a actuar si no se atendía su requerimiento desde el Govern.

Finalmente, han sido hombres no uniformados los encargados de descolgar las pancartas -las de los lazos amarillos y las de los lazos blancos- para evitar la imagen de la policía autonómica actuando en contra del ejecutivo autonómico (si bien se desconoce si eran o no agentes de los Mossos) y se ha llevado a cabo por partes.

El ultimátum de la JEC daba hasta las 15h para que se retirasen todos los símbolos de las fachadas de los edificios oficiales pero ha sido poco después del mediodía cuando se han retirado las dos pancartas superpuestas que aún podían verse en el balcón del Palau de la Generalitat.

Horas antes, las consejerías de ERC -y la Delegación de la Generalitat en Girona- ya habían hecho lo propio evidenciando las divisiones que existen en el Govern ante la estrategia a seguir en el marco del procés ya que el propio president, Quim Torra, y la 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, aseguraron horas antes que no darían la orden directa de retirar los símbolos.

No obstante, tras la retirada de los símbolos, Torra ha emitido un comunicado en el que manifestaba su respeto por la actuación de los Mossos en sus funciones de "policía nacional de Catalunya, así como cuando actúan como policía judicial de la justicia española" y anunciaba un recurso contra la decisión de la JEC por entender que ha incurrido en un delito de prevaricación.

Horas más tardes, en el balcón del Palau de la Generalitat, se ha desplegado una pancarta que reza: 'Libertad de opinión y expresión', y hace referencia al artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Con esta pancarta, que previsiblemente esquivará la prohibición de "símbolos partidistas" de la Junta por su contenido, Torra muestra su rechazo a la prohibición de los lazos.

La Fiscalía General del Estado ha pedido a la Fiscalía catalana que presente una querella contra el president por desobediencia, tras haber desoído de forma "reiterada" la orden de la Junta Electoral Central. El delito de desobediencia contempla una pena de hasta dos años de inhabilitación.

Torra, que mantiene la 'guerra de símbolos', instó a "llenar los balcones de pisos y casas con 'estelades' y lazos amarillos" para dar una nueva batalla en Cataluña.

Últimas claves: