ACTUALES SITUACIONES QUE AMENAZAN EL PORVENIR DE TORRELAVEGA

Por Joaquín Díaz Rodríguez

Enviar a un amigo


Finalizado el análisis sobre Debilidades y Fortalezas, comienzo ahora con el de las situaciones externa que afectan a la ciudad. Las amenazas y las oportunidades son las situaciones que desde fuera pueden producir efectos beneficiosos o perjudiciales para el devenir de Torrelavega.

La primera y gran amenaza en la que coinciden todos los que contestaron a las preguntas del análisis, es la de la posibilidad de que, en unos pocos años, la ciudad puede bajar de los 50.000 habitantes. Torrelavega, que en los años 80 llegó a tener cerca de los 60.000 habitantes, tiene en la actualidad un censo de 52.700 habitantes aproximadamente. Al ritmo de descenso de población que se viene produciendo en los últimos años, Torrelavega puede estar por debajo de los 50.000 habitantes en el quinquenio 2020-2025. Las consecuencias para la ciudad serían terribles por las cuantiosas cantidades de ingresos que la ciudad dejaría de percibir de los presupuestos generales del Estado. En mi opinión, no sé si los representantes públicos son suficientemente conscientes de esta grave y real situación. Torrelavega no recibe nuevos habitantes y la mayoría de los jóvenes no encuentran el trabajo que desean y emigran fuera de la región. También muchos torrelaveguenses prefieren vivir, sobre todo las parejas más jóvenes, en Suances, Cartes, Puente San Miguel, Los Corrales, Cabezón de la Sal… etc. en donde encuentran viviendas más asequibles y formas de vida que ellos valoran más.

La razón de la situación anterior, y que considero la madre de todas las amenazas, es consecuencia de lo que muchos han respondido como otra amenaza para Torrelavega: el importante desarrollo económico, comercial y cultural de los diferentes pueblos que formaban tradicionalmente la comarca y que, como comentaba anteriormente, son preferidos por esta circunstancia a la capital del Besaya. Comercialmente, Torrelavega ha perdido gran parte del liderazgo que tuvo años atrás. Lo mismo ocurre con otras muchas actividades de las que nuestra ciudad fue referente comarcal e incluso regional.

Continuando con el análisis de las amenazas que afectan a la ciudad de Torrelavega y que provocan su actual situación, nos centramos en lo que los encuestados han respondido con respecto a la amenaza que supone la competencia del arco de la Bahía y la capitalidad de Santander. Coinciden las reflexiones en que en una Comunidad Autónoma pequeña en extensión y en población, la cercanía de la capital ha supuesto un duro competidor en todos los ámbitos: económicos, comerciales, culturales, industriales, de ocio...etc. Los diferentes gobiernos regionales han priorizado y potenciado la capital frente a la región. Torrelavega, segunda ciudad de la comunidad autónoma, no ha recibido ni uno sólo de los posibles servicios políticos, institucionales y administrativos o de servicios generales de carácter regional. No sólo no ha recibido ninguno de estos: direcciones generales, consejerías, museos regionales, actividades generadas por el gobierno regional y  otros centros de ámbito regional...etc. sino que ha sido privado de algunos que tradicionalmente la ciudad siempre tuvo, incluso antes del nuevo "régimen" de autonomía. Citaré algunos: Escuela de Relaciones laborales, Radio Nacional de España, Feria Regional de Muestras. Tampoco recibió algunas de las promesas autonómicas, por ejemplo: el PCTCAN (se dijo que estaría instalado en la comarca, y nunca se trajo, o el Hospital Sierrallana nunca tuvo Obstetricia y Ginecología, como Torrelavega siempre, mejor o peor, tuvo. Se ofreció por parte de actual presidente, instalar a la ciudad alguna  Dirección General e incluso dos Consejerías. Nunca se cumplió esa promesa. Realmente, los torrelaveguenses encuestados sienten la capital como una amenaza que afecta de una manera intensa al desarrollo de la ciudad. Las sucesivas actuaciones de los diferentes gobiernos regionales de todo signo, han supuesto una clara discriminación de la segunda ciudad de la región sobre la primera. Algún consejero llegó a comentar públicamente; "Torrelavega tiene todos esos servicios a 25 Km"

Finalizamos el análisis de las amenazas que sufre la ciudad de Torrelavega y que, según la opinión de los encuestados en este análisis, pueden ser la razón de la actual situación de la ciudad. Consideran los participantes, que Torrelavega ha quedado fuera del diseño económico de la región y que sus dirigentes no han sabido adaptarse a la nuevas formas políticas y administrativas de un estado descentralizado. La ganadería, la industria y el comercio, tradicionales fortalezas de la ciudad, han dejado de tener peso en la economía y han aparecido nuevas fuerzas económicas: turismo, ocio, cultura, tecnológicas, que potencian los gobiernos regionales, y Torrelavega se ha quedado fuera de esa diseño económico.

Los gobiernos regionales han mantenido un tipo de ayudas hacia sectores muy maduros y no han apostado por los diseños regionales. Además esas ayudas e incentivos han sido escasos y con poca incidencia en la creación de riqueza y empleo nuevo y permanente. Consecuencia de lo anterior resulta, precisamente, la otra gran amenaza de la ciudad y la comarca; la altísima tasa de paro. La mayor de la comunidad y una de las más altas de España.

Por último, se menciona como otra de las amenazas de la ciudad, los altos niveles de contaminación ambiental general que soporta la ciudad y que no ayudan a conseguir una ciudad limpia y atractiva para la instalación de nuevas empresas y para atraer a la ciudad nuevos vecinos. La contaminación del aire y de las aguas, se viven en la ciudad como una amenaza que debe ser resuelta si queremos una Torrelavega moderna y que afronte el siglo XXI con garantías de mantenimiento crecimiento económico y social.

Próxima entrega, OPORTUNIDADES

Otros artículos: