ALCALDÍA DE LAREDO: ¿DONDE ESTABA LA OPOSICIÓN?

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo

El alcalde de Laredo, después de la querella, sabemos dónde puede acabar, pero ¿dónde estaba la oposición de Laredo?

En diversos artículos (Verba volant, scrīpta mānent) no sólo he reiterado que tenemos el “peor alcalde de la historia de Laredo”, sino que carecemos de oposición ni está ni se la espera.

Por tanto, no ha sorprendido entre los habitantes de Laredo que haya tenido que ser  un funcionario municipal, profundamente indignado, el que haya presentado una querella contra el alcalde y las presuntas tropelías que se han podido cometer en nuestro ayuntamiento.

pero ¿y la oposición durante estos años no había visto nada? Es inaudito que haya tenido que ser un funcionario de carrera quien ponga negro sobre blanco describiendo con pelos y señales  las presuntas actuaciones ilegales del actual alcalde de Laredo, máxime cuando, también presuntamente,  todos los grupos de la oposición debiéran tener perfecto conocimiento de ellas.

Si no las conocían, malo; si las conocían y no dijeron, ni hicieron nada, peor. Tres años a mojo desde el punto de vista de la oposición política, que los ciudadanos valorarán en las próximas elecciones, puntuándoles con sus votos. Tres años coronados con una sólida querella del arquitecto jefe del servicio de urbanismo del ayuntamiento de Laredo.

Posiblemente viendo el panorama político municipal, al arquitecto jefe municipal no le quedó más remedio que presentar una querella criminal contra Juan Ramón López Visitación (PSOE) por un presunto delito de malversación de fondos públicos. Y no cabe duda que para dar ese paso, hay que tener fuertes convicciones, asentadas en los principios incólumes de la ética, la moral y la legalidad. Además, por supuesto, VALOR,  MUCHO VALOR.

La querella no la presenta en el juzgado uno que pasaba por allí”, la pone una persona con profundos conocimientos técnicos, avalada por sus años de experiencia, desempeñando su labor en el ayuntamiento de Laredo con los últimos cuatro alcaldes, Sr. Portero, Sr. Revolvo, Sr. Angel y el actual, D. Juan Ramón López Visitación.

Los hechos denunciados se circunscriben, ni más nimenos, a que «la Alcaldía ha procedido a la contratación de asesores externos para todo tipo de trabajos, que pueden y deben ejecutar los funcionarios de la plantilla municipal, provocando un detrimento económico para las arcas municipales de forma injustificada”

Por eso, los ciudadanos se preguntarán cómo es posible que ningún concejal de la oposición se hubiera dado cuenta de esta irregularidad.

En la querella se detallan los trabajos y las empresas a las que el alcalde recurrió.  Trabajos que, atendiendo a la querella,  podían y debían haber realizado los funcionarios municipales sin coste alguno añadido para las arcas municipales:

1º.-)  El proyecto de urbanización de los barrios de San Lorenzo.

2º.-) El proyecto de urbanización del Pelegrín.

3º.-) Un informe del traspaso de gestión del polígono industrial al Gobierno regional.

4º.-) El pliego de cláusulas técnicas para sacar a concurso la reparación de la piscina municipal.

5º.-.) La elaboración de un informe pericial de la cabida de la finca situada en la Avenida de la Libertad, 11.

6º.-) El proyecto de reconstrucción de la Puerta del Merenillo.

7º.-) La  restauración del lienzo norte de la Muralla Medieval, «que tienen que ser elaborados por un arquitecto y no por un ingeniero».

8º.-) La contratación de un ingeniero para la realización de una propuesta para modificar puntualmente el Plan General de Laredo en el Sector IV (donde está la Campa de los Caballos).

9º.) La redacción de la modificación del estudio económico financiero de dicho plan.

10º.-.) La elaboración del proyecto y dirección de obra del graderío del campo de fútbol que «salvo el cálculo de la estructura, el resto pudieron y debieron realizarlo los técnicos municipales». En su día ya critique que el dinero para esta obra fuese detraído, vía modificación de presupuestos, de la partida presupuestaria dedicada al carril bici, proyecto que estaba aprobado, licitado y con la dotación económica.

11º.-) La contratación de un arquitecto para el proyecto básico y ejecución de reforma del antiguo Ayuntamiento.

12º.-) La contratación de otro arquitecto externo para la realización del proyecto y dirección de obra de la instalación de un ascensor en la Casa del Mar.

¡O tempora, o mores!

Otros artículos: