Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial Cantabria24horas.com

EL RANKING POR BENEFICIOS EN LA BANCA

Enviar a un amigo
LEEMOS EN EXPANSIÓN El distinto tamaño de las provisiones extraordinarias de los bancos provoca saltos en la clasificación. Bankinter y Abanca se colocan en el podio y BBVA cae a la última posición al dar pérdidas. Los grandes bancos nacionales han hecho un ejercicio de prudencia en los resultados del primer trimestre al incorporar, en general, una fuerte provisión de fondos para hacer frente al futuro deterioro de su balance como consecuencia de la crisis sanitaria. Y lo han hecho a pesar de no estar obligados del todo, gracias, por un lado, a los avales del Estado para una parte sustancial de los nuevos créditos que se van a negociar y, por otro, a la flexibilidad regulatoria y contable que los supervisores han puesto en marcha para que al menos por ese lado no hubiera problemas que provocaran el posible cierre del grifo del crédito. La cuestión está en saber si son suficientes o en los próximos trimestres las entidades tendrán que seguir haciendo esfuerzos similares ante el deterioro de la economía. Según explicaron algunos de los responsables de los bancos, el cálculo de las pérdidas futuras que han dado lugar a las provisiones extraordinarias se ha hecho sobre la base de una caída de la actividad este año y de recuperación el que viene, que, en líneas generales, coincide con el que anteriormente había hecho el Banco de España. Las discrepancias son de matiz, según ellos. Los bancos han ajustado las provisiones de tal modo que, en cualquier caso, los resultados han sido positivos, aunque muy escasos (desde los 331 millones publicados por Santander hasta los 90 millones de CaixaBank en el terreno positivo). BBVA ha declarado pérdidas de 1.792 millones de euros por las provisiones extraordinarias por la crisis por valor de 1.433 millones y por el ajuste del valor de su franquicia en Estados Unidos, que se ha deteriorado en 2.084 millones de euros en el trimestre. A primera vista parecería que, salvo en este último caso y por una causa relativamente ajena, los responsables de los bancos nacionales han hecho provisiones hasta una cantidad que les permitiera en todo caso presentar números negros, aunque estos fueran realmente muy escasos para lo que venían siendo en los últimos tiempos. Los porcentajes de reducción de beneficios respecto a un año antes han sido significativos. Movimientos En este trimestre se han dado algunos hechos algo extraños, como el que Bankinter, siendo el más pequeño de los grandes, a bastante distancia, de este grupo de entidades, haya sido sin embargo el segundo en cuanto al volumen de sus beneficios, que solo se han deteriorado un 10% respecto a un año antes. La diferente especialización de su negocio y de gestión (más centrado en empresas y en clientes particulares de rentas altas) no explica esta situación, aunque es verdad que el banco controlado por la familia de Jaime Botín ya terminó en 2019 con unos resultados superiores a los de Bankia, pero solo por encima de éste, no de los demás. Bankinter destinó 107 millones de euros a provisiones, el doble que hace un año, mientras que el resto de entidades han apartado para futuros problemas cifras bastante más altas que esa cantidad. Sorprende que Abanca, la entidad surgida de las antiguas cajas gallegas, se haya colocado en este trimestre en el tercer lugar del ránking. Hay otros cambios en el ránking relevantes, pero que parece serán temporales. El más importante es el de BBVA, que al registrar pérdidas se coloca en el último lugar. Lo razonable, aunque tenga que seguir haciendo fuertes provisiones por la crisis en el trimestre actual, es que, aún manteniendo el último lugar durante meses, la distancia se reduzca siempre y cuando no lleve a cabo nuevos ajustes de sus fondos de comercio. Carlos Torres, su presidente, fue muy tajante al señalar que en ningún caso BBVA registrará pérdidas en el conjunto del año. CaixaBank, que tradicionalmente ocupa el tercer puesto en lo que se refiera a beneficios, se colocó en marzo en el penúltimo, debido tanto al esfuerzo en provisiones extraordinarias (400 millones de euros) como a un coste de 109 millones de euros derivado de un ajuste de plantilla en la provincia de Barcelona y que se ha cargado en marzo. A partir de ahora ese coste no existe y habrá un ahorro en los gastos de personal por la salida de estos trabajadores. Será durante algunos trimestres el segundo de la carrera. Bankia y Sabadell, que curiosamente declararon los mismos beneficios en marzo, 94 millones de euros, pelearán durante buena parte de 2020 por el penúltimo lugar.

Últimas Horas Económicas