Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

PRIMERA DIADA TRAS LOS INDULTOS

Enviar a un amigo

La Diada para conmemorar el Día de Cataluña vuelve a recuperar el fervor de otras ediciones tras el parón de 2020 debido al coronavirus, momento en el que no se pudo celebrar con las tradicionales manifestaciones debido a las restricciones sanitarias.

La Diada de 2021 llega con la campaña de vacunación ya muy avanzada, con más del 70% de la población inmunizada con las 2 dosis, y en medio de otro pulso entre el Gobierno central y la Generalitat tras la suspensión de la ampliación del Prat. Además, es la primera Diada tras los indultos a los independentistas y se celebra pocos días antes del reinicio de la mesa de diálogo.

El Govern, con el presidente Pere Aragonès al frente, ha iniciado los actos de celebración de la Diada con la ofrenda floral institucional al monumento de Rafael Casanova en Barcelona.

Después han pasado revista a la formación de gala de los Mossos y a continuación han procedido a escuchar el tradicional himno de 'Els Segadors', interpretado por la banda municipal de Barcelona.

Vuelta a una Diada multitudinaria

Los actos de la Diada siempre han sido un buen termómetro del independentismo, pero en la última edición, muy parada debido a la crisis del coronavirus, no se pudieron convocar grandes actos y todo fue muy estático y deslocalizado para minimizar riesgos.

La edición de 2021 promete volver a un nivel muy cercano al de las manifestaciones de siempre. De hecho, en esta ocasión, ANC ha convocado varias manifestaciones con recorridos tradicionales y con mayor número de personas llamadas a reunirse.

Por la tarde está prevista la concentración más multitudinaria que partirá desde la plaza de Urquinaona de Barcelona y culminará en la Estación de Francia, donde se ha predispuesto el escenario.

Es la primera Diada tras los indultos a los presos del procès, una cuestión que podría haber calmado a ciertos sectores independentistas y que se comprobará a lo largo de la jornada.

Se produce también en un momento en el que el Govern está algo dividido, pues ERC y Junts mantienen posturas muy distintas pese a haber tenido que acordar la investidura a principios de año. ERC está inmerso en la mesa de diálogo y lo consideran una oportunidad para dar alas al independentismo de una forma democrática, mientras que por otro lado, los de Junts abogan por la vía unilateral.

Además, el asunto de la ampliación del Prat también les está generando tensiones, pues ERC es contrario al proyecto por el impacto medioambiental y Junts sí desea la ampliación, que ahora se ha quedado en suspenso.

DEMOSTRACIÓN DE MÚSCULO POR EL INDEPENDENTISMO

 

El independentismo ha vuelto a salir a la calle este 11 de septiembre. Con mascarilla y distancia en medio del efecto de la quinta ola de la Covid; arrastrando el escepticismo ante una clase política a quien se ha reprochado que no responde -"president, haga la independencia!", ha reclamado la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie-; a las puertas de la mesa de diálogo con el Estado y mientras el Govern todavía está encajando el último revés del aeropuerto del Prat. El independentismo se sometía hoy a una nueva prueba de estrés y ha conseguido llenar las calles del centro de Barcelona, aunque las cifras de asistencia han sido dispares: entre las 400.000 personas, según los organizadores y las 108.000, según la Guardia Urbana.

 

Las entidades organizadoras no han disimulado el alivio. "Lo habéis vuelto a hacer vosotros, cuando nadie lo creía", ha proclamado la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, después de que el presentador del acto, el periodiste Eduard Berraondo, había asegurado que esta era "la manifestación en la era Covid mayor de Europa". "Una vez más nos habían dicho que las calles estarían vacías. ¿Cómo quieren que perdamos si siempre estáis? ¿Si no desfallecéis nunca? ¡Nos habéis dado fuerza!", ha agradecido el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, que ha podido asistir a la Diada por primera vez desde su encarcelamiento en septiembre del 2017.


Últimas claves: