Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Valduero, una bodega próxima a Aranda de Duero, que busca la calidad por encima del negocio rápido

YOLANDA GARCÍA VIADERO es la enóloga responsable de la promoción de la marca, que exporta más del 60 por ciiento de su producción.

Enviar a un amigo
02-09-2019

LAS BODEGAS DE VALDUERO se encuentran en el área de influencia de Lerma. una empresa de raíces cántabras en la que, desde una visión cántabra, tiene un papel importante María Antonia Viadero, natural de Prezanes (Santa Cruz de Bezana), madre de la enóloga Yolanda García Viadero, que dirge las bodegas. En su compañía hemos recorrido todas las instalaciones -muy modernas- de esta empresa cuya producción se destina en un 64 por ciento a la exportación, preferentemente a los mercados de China, Holanda, Singapur, República Dominicana y prácticamente todos los países de la Unión Europa en los que esta marca se ha ganado un importante prestigio.

Yolanda García Viadero, enóloga-directora de Valdeduero, muestra en todo momento su pasión por la labor que desarrolla y los vinos que produce la firma, poniendo de manifiesto que la empresa que dirige no busca el negocio rápido, sino  la calidad de sus vinos y que la marca adquiera un alto prestigio tanto en el mercado interior como exterior. Otra persona importante en el impulso de la empresa y de la marca es Carolina García Viadero, responsable del comercio exterior. 

LOS ORÍGENES DE VALDEDUERO

Valduero es una bodega familiar y una de las primeras que se fundaron en la D.O. Ribera del Duero. Fue creada por Gregorio García Álvarez -que pasa los veranos en Santander y que es muy conocido y querido en el Premier- en 1984 en el pequeño pueblo burgalés Gumiel de Mercado, situado a 16 km al noroeste de Aranda de Duero, en el corazón de la Ribera del Duero.

Por aquel entonces, sólo existían en la región media docena de bodegas embotelladoras y a pesar de tratarse de una zona vitícola de larga tradición acreditada entre los conocedores por su calidad, era una zona desconocida para el gran público.

Yolanda García Viadero, hija del fundador e ingeniero agrónomo, descubre en aquella época la viticultura tradicional de la zona y la uva Tinto Fino proveniente de aquellas viñas. Cataloga tal uva como “excepcional y única en España, con fuerte carácter de un terroir exclusivo que aporta una estructura y acidez total a los vinos situándolos en los más altos niveles de calidad del mundo”.

Es esta idea la base fundamental de la filosofía Valduero, que hoy en día se ha convertido en norma de la casa.

En Valduero, se ha tenido siempre muy claro que los vinos debían ser excelentes en todos los sentidos, para satisfacer y hacer disfrutar al consumidor. Por eso se envejecen y mantienen los vinos en la bodega, hasta que éstos alcanzan redondez y una gran armonía siempre basada en la potencia. Por este motivo, Valduero se ha concentrado en la elaboración de vinos de Crianza, Reserva y Gran Reserva..

Yolanda está convencida de que una gran uva necesita tiempo y cuidado para desarrollarse y dar lo mejor de sí. Considera absolutamente necesario el tiempo de una crianza tanto en barrica como en botella cuidando los más pequeños detalles que respeten lo que viene de tan singulares viñas.

En sus inicios como bodegueros en 1984 estuvimos más de cinco años utilizando unas antiguas instalaciones en el pueblo de Gumiel de Mercado, junto con estas instalaciones adquirieron un viejo lagar derruido en el mismo pueblo que restauraron con el objetivo de poner en funcionamiento su cueva a 19 metros de profundidad que data del siglo XVII.

En dicha cueva tan sólo contaban con capacidad para almacenar 500 barricas por lo que decidieron ampliar la cueva, llegando a tener casi 1 Km. de túneles excavados a más de 30 metros de profundidad, donde se almacenan más de un millar de barricas destinadas a la crianza de los Reservas y Grandes Reservas : Valduero “6 años” y Valduero “12 años”.

El punto de máxima profundidad tiene 40 metros bajo tierra, y esta cueva fue en su día lo que hoy supone el túnel de 1000 m2 destinado al almacenamiento de barricas.

En la ampliación de esta cueva se empleó un año y los responsables fueron Gregorio García, Presidente de Valduero y Yolanda García Viadero. Para ello contrataron a un especialista que horadaba estos túneles con una máquina topo.

Hoy en día la empresa quiere preservar dicha cueva para conmemorar que otras personas, antepasados, hicieron el vino en los antiguos lagares.

loading...