Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

AHORA ME TOCA A MI

Por IÑAKI ANASAGASTI

Enviar a un amigo

   

Esta frase del título fue la manera de terminar su comentario, Marisol Garmendia, ante la candidatura del ex alcalde Odón Elorza, personalidad donostiarra que a mí no me produce especial entusiasmo. Y la saco a colación porque no le quito ningún mérito a la carrera política de la Sra. Garmendia, pero en estas lides si el argumento es que Elorza es una candidatura “vintage”, que su tiempo es el pasado y que ya lo fue y que ahora le toca a ella por ser mujer, apaga y vámonos. ¡Claro que las mujeres han estado preteridas y necesitan una oportunidad¡ pero utilícese otra argumentación distinta a la veteranía porque en las sociedades serias, en los lugares serios, suele ser parte del mérito. Y que el PSE elija a quien quiera.

Marisol Garmendia

Odón Elorza llegó a la alcaldía de San Sebastián en un momento de dificultad del EAJ-PNV como consecuencia de su división en 1986. El candidato natural para Donostia era Enrique Múgica que siempre decía que lo de él era ser alcalde de su ciudad pero no candidato pues lo tenía muy difícil. Y hubiera sido feliz siéndolo. No tuvo a mano la bola de cristal para saber que iba a serlo un personaje del montón que entró en la candidatura poco menos que de relleno: Odón Elorza. Pero las necesidades del PNV en Araba hicieron que, de carambola, el desconocido y gris Elorza apareciera como alcalde donostiarra. Nunca lo hubiera sido sin el apoyo de los concejales jelkides, pero sí lo fue, y logró serlo nada menos que veinte años, y como para quitarse la espina no hizo más que incomodar y hacer la vida imposible a los concejales del PNV en el ayuntamiento sin jamás agradecer, ni tras una ronda de txakolí que había sido el EAJ-PNV quien lo había hecho alcalde con sus votos en el pleno.

Odón Elorza es conocido, tiene experiencia, pero no creo ni deseo, es lo que necesita Donostia pero no porque sea un veterano sino por su carácter arbitrario y su manera de ejercitar la política. Lo de la veteranía si el veterano es persona sensata es un mérito no un demérito por lo que le sugeriría a Marisol Garmendia que utilice otros argumentos e ideas además del de ser mujer, de tener ella también una trayectoria y el que ahora le toca a ella. Creo que sabrá encontrar argumentos mejores, ya que es teniente alcalde del ayuntamiento donostiarra y conoce el municipio que desea regir.

Hay veteranos que son una castaña, hay políticos jóvenes que también lo son. Analícese lo que pretenden hacer y no descalifiquen por la edad que es mala cosa. Y si gana una mujer, pues mil veces mejor.

Otros artículos: