Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Editorial Cantabria24horas.com

EL DESGOBIERNO DAÑA LA ECONOMÍA

Enviar a un amigo
EDITORIAL DE EL MUNDO Aunque no haya más ciego que el que no quiere ver, y el Gobierno en funciones o no observa o es incapaz de interpretar la realidad económica, los síntomas de desaceleración son preocupantes. En un contexto internacional incierto, con una guerra comercial entre EEUU y China que ya está afectando a las Bolsas de todo el mundo, y con datos tan inquietantes como el de la mayor caída de la producción industrial en Alemania en una década, nuestro país también ha empezado a resfriarse. Y, en este escenario, la inestabilidad política, el desgobierno y la incertidumbre indefinida suponen un lastre que acabaremos pagando caro. En España la producción industrial también ha sufrido una bajada del 1,8% respecto al mismo mes del año pasado, recuperándose por desgracia la tendencia bajista de este 2019. O se asume de una vez que son imprescindibles pactos de Estado entre distintas fuerzas para desarrollar las reformas que necesita nuestra economía, o las cosas se van a acabar complicando seriamente. Si los contactos con agentes sociales de Sánchez no fueran en buena medida un pasatiempo para marear la perdiz mientras sigue ganando tiempo no se sabe bien con qué objetivo, esta radiografía de la situación debiera haber sido ayer el eje del encuentro con los líderes de los principales sindicatos y la patronal. Porque reunirse con Unai Sordo, de CCOO, y con José Álvarez, de UGT, con el anhelo de que éstos ayuden al presidente en funciones a ejercer presión sobre Podemos para un Ejecutivo a la portuguesa, de poco sirve a los intereses generales cuando, como el propio dirigente ugetista admitió en rueda de prensa, hace falta "un Gobierno fuerte" capaz de acometer reformas. Y muchas de las que necesita nuestro sistema no son precisamente por las que abogan las dos centrales citadas, como tampoco las podría llevar a cabo un Ejecutivo débil sostenido por una heterogénea amalgama de independentistas y herederos de ETA, entre otros. Con los resultados de las urnas, sólo un pacto entre fuerzas constitucionalistas tendría apoyos suficientes para encarar una agenda reformista articulada en torno a algunos acuerdos básicos de Estado. Para empezar, y ante la ristra de síntomas de ralentización -ahí están también el decepcionante dato del paro de la semana pasada, la fuerte caída en un sector tan estratégico como el automovilístico o el desplome de la venta de pisos-, para favorecer la actividad económica urgen sin ir más lejos medidas de choque para reducir la altísima factura energética. Las empresas españolas ven muy lastrada su competitividad porque pagan la electricidad más cara de Europa -en Alemania es el 50% más barata y en Francia, el 40%, por poner dos ejemplos-. Son este tipo de urgencias reales de España lo que debe afrontar el próximo Gobierno, aunque algunos crean que esto sólo va de siglas y sillones.

Últimas Horas Económicas