Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial Cantabria24horas.com

CRECIMIENTO DEL PIB: ESPAÑA Y ALEMANIA SE QUEDAN ATRÁS

Enviar a un amigo
LEEMOS EN EL ECONOMISTA Francia e Italia se han convertido contra todo pronóstico en las locomotoras de la recuperación económica de la zona euro. Ambos países han publicado unos datos de PIB que han sorprendido al alza, logrando un crecimiento trimestral cercano al 3% en ambos casos. Sin embargo, España y Alemania se quedan atrás, con datos de PIB que han estado por debajo de las expectativas y muy lejos de los presentados por París y Roma. Aunque el conjunto de la economía de la zona euro está acercándose a los niveles de PIB previos a la pandemia, las divergencias dentro de la zona euro son intensas. Las recuperaciones se están produciendo a diferentes velocidades, algo que estaba previsto, pero quizá la sorpresa es que las economías que están tomando la delantera no estaban en las quinielas hace unos meses. Francia e Italia, considerados como los "enfermos" de Europa hace no tanto, ahora están presentando un crecimiento sólido, al menos en el corto plazo. Francia: una sorpresa positiva Los analistas de ING reconocen que "el PIB francés ha sido una de esas sorpresas agradables. La economía ha crecido un 3% intertrimestral, mejor de lo esperado. Además, el PIB del segundo trimestre se revisó al alza en 0,2 puntos porcentuales. A finales de septiembre, la economía casi había vuelto a su nivel anterior a la crisis, que ahora está un 0,08% por debajo del nivel del PIB a finales del cuarto trimestre de 2019". Francia e Italia lideran las previsiones de crecimiento para Europa Las cifras de crecimiento del tercer trimestre son, como se esperaba, extremadamente sólidas e ilustran a la perfección la fortaleza de la recuperación económica. "El entusiasmo que se ha producido tras el final de las medidas restrictivas y el notable progreso de la campaña de vacunación francesa son en gran parte visibles en las cifras, especialmente en los número de consumo de los hogares. Con un crecimiento del consumo trimestral del 5%, los franceses claramente han comenzado a consumir bienes y servicios después de meses de restricciones", sentencia los expertos. Draghi da alas a Italia El otro motor de crecimiento en el tercer trimestre ha sido la economía de Italia, que creció un 2,6% respecto a los tres meses anteriores, un aumento mayor de lo esperado por los expertos. Sobre una base anual, el producto interno bruto en la tercera economía más grande de la zona euro subió un 3,8%, según las estadísticas nacionales del instituto ISTAT. Una encuesta de Reuters a 25 analistas había pronosticado un aumento trimestral del 2%, un 3%, por lo que ambas previsiones han sido rebasadas con creces. La economía italiana ha acelerado desde la primavera a medida que el gobierno del primer ministro Mario Draghi eliminaba las restricciones sobre los negocios y el movimiento ante la evidente mejora de los contagios y las muertes por coronavirus. El crecimiento del PIB en el segundo trimestre se confirmó en un 2,7% trimestral, mientras que la tasa interanual se revisó a un 17,0% desde un 17,2% informado anteriormente. De cara al futuro, el gobierno preveía oficialmente un repunte del PIB del 6% este año, pero Draghi ha reconocido este jueves que, a la luz de los datos recientes, ahora espera un crecimiento "muy por encima" de esa tasa. España decepciona Mientras que unos países revisan su crecimiento al alza, otros tienen que hacer lo contrario, como será probablemente el caso de España y Alemania. El PIB de España entre julio y septiembre ha crecido un 2% trimestral respecto al segundo trimestre, según el avance del INE. El dato es muy inferior a lo previsto por el consenso de analistas que esperaban un crecimiento del 2,7%. En términos anuales, la tasa de crecimiento se sitúa en el 2,7% frente al 17,5% del periodo anterior. El consumo sorprende con caídas trimestrales. El crecimiento se ha mantenido gracias al impulso de la inversión de las empresas. Sorpresa negativa de la economía española. La recuperación se mantiene pero a un ritmo inferior de lo esperado, y con síntomas preocupantes. El consumo, que debe ser la principal palanca de la recuperación, ni es que haya frenado, ha caído respecto al segundo trimestre. Se contrajo un 0,3% entre julio y septiembre, en contraste con el avance del 3,5% que experimentó en el segundo trimestre. El consumo en España va a contracorriente del resto de la zona euro. Alemania: sorpresa negativa Por último, la otra sorpresa negativa en la zona euro ha sido Alemania, locomotora natural de la economía europea en los últimos años está hoy sufriendo sobremanera la escasez de componentes como los microchips (fabricación de coches, electrodomésticos y maquinaria industrial) o el auge del precio de la energía. El crecimiento de la producción industrial se ha parado casi en seco ante las interrupciones en la cadena de suministros que está dejando sin bienes intermedios clave a la industria. Los expertos de ING comentan en un nota que "el PIB alemán demuestra en que esa economía (muy orientada al exterior) el consumo privado por sí solo no es suficiente para que toda la producción se mantenga al día con las economías de rápido crecimiento como Francia. Las interrupciones de la cadena de suministro están retrasando el momento en el que la economía alemana podría llegar a recuperar los niveles anteriores a la crisis". La economía alemana creció un 1,8% intertrimestral en el tercer trimestre. La parte positiva es que el crecimiento del PIB para el segundo trimestre se revisó ligeramente al alza hasta el 1,9%. En el año, la economía creció un 2,5%. Aunque la evolución de los componentes del PIB solo se publicarán a finales de noviembre, los datos mensuales disponibles y el comunicado de prensa de la agencia de estadística deja entrever que el crecimiento se debió principalmente al consumo privado. "De cara al futuro, las fricciones en la cadena de suministro, el aumento de los precios de la energía y el consiguiente aumento de la inflación no auguran nada bueno para las perspectivas a corto plazo de Alemania. De hecho, la economía alemana podría paralizarse en el último trimestre del año, asumiendo que una mayor inflación y fricciones en la cadena de suministro no solo distorsionan la producción industrial, sino que también comienzan a hacer mella en el consumo privado", advierten los expertos de ING. "De este modo, la economía alemana probablemente sólo volverá a su nivel anterior a la crisis a principios del próximo año, más tarde que muchas otras economías de la Eurozona", aseguran desde ING. De este modo se rompen todas las previsiones realizadas durante la pandemia, que colocaban a la economía de Alemania como el gran motor de la zona euro y el primer país en recuperar sus niveles de PIB previos a la pandemia. Tras la publicación de estos datos de PIB la situación queda de la siguiente forma: Francia ha recuperado los niveles de producción previos a la pandemia, Alemania e Italia están aún a 1,5 puntos (Italia está creciendo más deprisa) y España se encuentra todavía un 6% por debajo, quedando por ahora (y salvo revisiones importantes del INE) como el país más rezagado.

Últimas Horas Económicas