Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Eulen vuelve a ser sancionada por abusos de horas extras

El comité de empresa nos envia la nota en donde dice que ha vuelto a ser sancionada por la Inspección de Trabajo de Cantabria por infringir las más elementales normas básicas laborales.

Enviar a un amigo
08-04-2013

La Empresa Eulen Seguridad en Cantabria, que ha bajado un 2% del salario anual de sus trabajadores para el 2013  justificándose en la crisis económica y la mala situación de la empresa en el mercado, ha vuelto a ser sancionada por la Inspección de Trabajo de Cantabria por infringir las más elementales normas básicas laborales.


Eulen Seguridad ya fue sancionada (Infracción Grave - Grado Máximo) en el año 2012 por la realización de miles de horas extras por parte del personal de seguridad privada del Centro Comercial Valle Real. Gracias a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Cantabria -que investigó minuciosamente los hechos e impuso sanción correspondiente- se pudieron crear dos nuevos puestos de trabajo y los vigilantes de seguridad en Valle Real comenzaron a disfrutar de los descansos que regula el Convenio de Seguridad Privada y el Estatuto de los Trabajadores.


Pero lejos de respetar a las autoridades laborales cántabras y estatales, Eulen Seguridad continuó planificando y ejecutando un abuso intolerable en la realización de horas extras en el centro de trabajo Butano, que forma parte del Polígono Petroquímico de Dynasol Elastómeros en Gajano. El Comité de Empresa advirtió a la Dirección de Eulen y a su Dpto. de Producto de la nefasta organización de la mano de obra, por motivos “de peso” como la importancia de facilitar la concentración y profesionalidad de los trabajadores en los turnos de trabajo dada la importancia y enorme inversión económica que otorga a la seguridad el propio cliente – servicio armado de enorme responsabilidad- y como en estos momentos es inevitable pensar,  en dar oportunidad de empleo a alguno de los miles de vigilantes de seguridad cántabros que están parados por la crisis.


Alarmante es el hecho de que Eulen Seguridad no respetó las normas de seguridad de Dynasol Elastómeros y los consejos en el cumplimiento de las normas laborales del Comité de Empresa y ha tenido que ser de nuevo la Inspección de Trabajo quien imponga nueva sanción por infracción del artículo 35.2 párrafo 1 del Estatuto de los Trabajadores (exceso de horas extras) y generando así mismo un nuevo puesto de trabajo.


Estas sanciones en materia de horas extras se unen a varias en los últimos meses en  relación a incumplimientos del convenio colectivo estatal y el Estatuto de los Trabajadores en Cantabria; a Eulen Seguridad se le abrió un procedimiento administrativo sancionador, al no otorgar una libranza mínima de un fin de semana mensual a los vigilantes de seguridad de varios centros de trabajo de nuestra comunidad autónoma, además ya le fueron abiertas varias Infracciones Administrativas por obstruir la entrega de documentación de la situación de la Empresa a los representantes de los trabajadores, documentación que posteriormente ha servido al Comité de Empresa para esclarecer la situación real de los trabajadores de esta empresa en Cantabria. Lamentable por otro lado, es el hecho de que tuvo que ser la propia Inspección de Trabajo la que impusiera a Eulen Seguridad un mínimo de medidas higiénicas y de entrega de equipos de protección individual, a los vigilantes de seguridad en sus centros de trabajo en Cantabria, como sucedió recientemente en la Petroquímica Dynasol.


El viernes 22 de febrero, tras una multitudinaria concentración de protesta que reunió a cerca de cien trabajadores a las puertas de la sede en Santander del Grupo Eulen, el Comité de Empresa y la Sección Sindical de USO procedió a entregar a la Dirección de Eulen Seguridad un comunicado en el cual solicita una reunión urgente con la máxima responsable de la compañía Doña María José Álvarez, para trasladarla el malestar general de la plantilla en Cantabria y el enorme listado de incumplimientos e infracciones de las más elementales normas laborales por parte de sus responsables en Cantabria; mes y medio después, la Dirección de la Empresa o la propia Sra. Álvarez no se han dignado a contestar a los representantes de los trabajadores cántabros.
Lo más grave es que Eulen Seguridad posee además licitaciones públicas de seguridad en Cantabria, como es la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Radio Televisión Española en Cantabria (TVE) y la Consejería de Industria del Gobierno de Cantabria (SICAN), en definitiva, que el dinero público de todos los cántabros se redirige en subcontratar servicios de seguridad a una empresa que es sancionada reiteradamente por las instituciones nacionales y regionales por no respetar los derechos laborales de sus empleados, lo que repercute posteriormente en la calidad de servicio que el cliente merece por la inversión económica que realiza en seguridad.

Comité de Empresa de Eulen Seguridad en Cantabria.

loading...