Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Cancelar un préstamo antes de tiempo por tres vías

Enviar a un amigo
17-02-2021

Cancelar un préstamo significa devolver en la totalidad la cantidad prestada por la entidad y dar por finalizado el contrato con el banco o el prestamista, da igual si lo has encontrado mediante la comparación de préstamos de Matchbanker. Existen diferentes razones por las que podemos finalizar el contrato del crédito antes de tiempo: para unificar préstamos, para terminar de pagar antes o porque no nos interesa más. Según nuestro perfil o nuestras necesidades financieras, podremos optar a uno u otro. Te explicamos cuándo acudir a cada uno y cómo hacerlo.

La reunificación de deudas

Cuando tenemos varios créditos vigentes y pagamos varias cuotas al mes podemos optar por cancelar todos estos préstamos con una refinanciación y contratar otro con el que terminaremos de reembolsar las deudas, pero desde un único préstamo.

De esta manera podremos tener una única cuota mensual en vez de varias y tener una mejor organización en nuestras finanzas. Además, al negociar un nuevo plazo, podremos elegir una mensualidad más baja que la suma de todos los préstamos que tenemos actualmente.

Para realizar una reunificación de préstamos, debemos calcular nuestra situación financiera actual, revisar cuánto pagamos en créditos y cuánto queremos pagar al mes. Es importante comparar entre las ofertas de préstamos para reunificar deudas para saber cuál es la que mejor se adapta a nosotros.

El éxito de la reunificación depende de contratar el préstamo para refinanciar que mejor se adapta a nuestra situación financiera y que mejores condiciones nos ofrece. La entidad del nuevo préstamo será la encargada de reembolsar y cancelar nuestras deudas pendientes y nosotros solamente tendremos que comenzar a pagar una nueva y única mensualidad.

Para la reunificación de grandes deudas, podemos acudir a los préstamos con garantía hipotecaria, con los que podremos unificar grandes préstamos siempre que tengamos una vivienda en propiedad que podamos poner como garantía.

Pagarlo antes de tiempo

Esta alternativa es para personas que, de una manera u otra, disponen del resto de capital que necesitan para saldar la deuda vigente y deciden realizar una amortización anticipada del crédito. Esta alternativa nos permite cancelar el préstamo antes de tiempo y ahorrar dinero en los intereses que se generen.

Es posible que para realizar esta opción nos cobren intereses, pero por ley esta comisión no podrá ser superior al 1% si quedan más de 12 meses para que se finalice el contrato del préstamo o superior al 0,5% si el plazo es menor a un año.

Para realizar una amortización anticipada, debemos acudir a la entidad donde tenemos nuestro préstamo personal y comunicar nuestra intención de realizar una amortización anticipada. Acto seguido, debemos realizar la transferencia de fondos a la entidad para cancelar el contrato. Es importante en esta opción solicitar un documento justificante de que se ha realizado el pago y de que el préstamo queda formalmente cancelado.

Desistir: no te interesa o no lo necesitas

Esta opción es para las personas que acaban de contratar un préstamo, pero que, por una razón u otra, ya no están interesados en él. Puede ser porque ya no necesitamos la financiación o porque otro banco nos ha hecho una mejor oferta y preferimos el segundo crédito.

Para estos casos podemos solicitar nuestro derecho de desistimiento. Para ello debemos solicitar la cancelación del préstamo bancario en un plazo de 14 días naturales desde la forma del contrato. Esta alternativa no tiene ninguna comisión, aunque sí que tendremos que devolver el préstamo y los intereses generados hasta ese momento.

Para realizar una cancelación por desistimiento de contrato, debemos acudir a la entidad de nuestra intención de desistir del préstamo dentro de los primeros 14 días. Si es posible, mejor dejarlo constar por escrito el derecho de desistimiento y sellado por la entidad. Acto seguido, debemos realizar la devolución del préstamo y de los intereses generados durante esos días en un plazo máximo de los siguientes 30 días naturales.

Una vez realizado, acudir al banco para pedir un justificante por escrito de que el préstamo queda formalmente cancelado. En esta situación es importante cumplir con los plazos establecidos por ley, ya que si no lo hacemos, no podremos optar a estar alternativa y para cancelar el préstamo tendríamos que emplear una amortización anticipada.