CC.OO denuncia que Cantabria tiene casi 2.400 personas dependientes en lista de espera sin prestación

La Federación de Sanidad del sindicato ha exigido al Gobierno central que cumpla sus obligaciones y vaya incrementando su aportación hasta equilibrar la financiación con las Comunidades Autónomas

Enviar a un amigo
19-09-2019

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (CCOO) ha iniciado la campaña #ponemoscaraaladependencia para exigir al Gobierno central que cumpla sus obligaciones y vaya incrementando su aportación hasta equilibrar la financiación con las Comunidades Autónomas en un plazo máximo de cuatro años.

Se trata de acabar con una lamentable situación que se repite a lo largo y ancho de la geografía nacional y que en Cantabria, por ejemplo, se evidencia con un dato extraído en febrero de 2019 del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS): 2.355 personas permanecían en esa fecha en lista de espera valoradas como dependientes pero sin prestación.

Para el sindicato, es fundamental el incremento de la financiación por parte de la Administración del Estado para equilibrar la financiación con las Comunidades Autónomas (80%) frente al 20% que aporta la Administración Central.

Todo este desequilibro ha supuesto una peor atención a personas dependientes y retrasos en la concesión de las prestaciones a las que tienen derecho, pero además ha puesto sobre la mesa otra realidad: que las trabajadoras que desarrollan su actividad en este sector mantengan salarios por debajo de los 14.000 euros anuales. Se trata, además, de un sector altamente feminizado, con más del 90% de los empleos ocupados por mujeres, con unas condiciones laborales muy precarias y con un alto índice de bajas laborales, donde los ratios de personal son insuficientes para garantizar una buena atención a las personas dependientes.

Los datos del sector

En Cantabria trabajan en el sector de la Dependencia más de 2.000 personas repartidas en 91 centros. Por su parte, los beneficiarios atendidos por personal afectado por el convenio, según datos recogidos por el ICASS en septiembre de 2019, alcanza casi las 10.000 personas (9.902): 1.961 en teleasistencia, 1.302 en ayuda a domicilio, 1.916 en centros de día y 4.723 en residencias.

“La negociación del nuevo convenio colectivo, junto con una mayor financiación, es vital para revertir una situación que necesita una mayor inversión. El sector de la Dependencia se ha profesionalizado pero esta profesionalización no ha repercutido en una dignificación del salario ni en unas buenas condiciones laborales. De seguir así, será prácticamente imposible encontrar profesionales dispuestos a trabajar en este sector. Asistiremos, como ya ocurre, a un baile de personal que trae como consecuencia una degradación en la calidad asistencial a los usuarios. Consideramos básico un incremento salarial”, ha subrayado Carlos Ateca, secretario de Acción Sindical de la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOO en Cantabria. 

Con la campaña #ponemoscaraaladependencia, CCOO quiere concienciar a la clase política, a las patronales que operan en el sector, a la ciudadanía y a las profesionales que trabajan en el sector de que estamos ante un momento crítico: o empezamos la reversión de estos problemas con una mayor inversión y financiación, o los efectos que se puedan producir siguiendo como hasta ahora podrán ser irremediables en un futuro cercano.

Reunión el 11 de noviembre

Los delegados de CCOO en el sector de la Dependencia han mantenido una reunión para analizar la situación de la negociación del próximo convenio colectivo, cuya mesa negociadora está convocada para el próximo 11 de noviembre. 

“La propuesta de CCOO recoge una subida salarial media a tres ejercicios del 9%. Si no aceptan este incremento de mínimos, nos veremos abocados a emprender acciones y movilizaciones más contundentes”, ha señalado Ateca.

Regulación en Cantabria

El secretario de Acción Sindical de la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOO ha recordado al Gobierno que el sindicato está abierto a reabrir el diálogo y abordar una regulación más acorde con las necesidades del sector de la dependencia en la región. En este punto, ha insistido en que el Gobierno de Cantabria debe contar con las organizaciones sindicales si de lo que se trata es de regular unas condiciones que también afectan a los y las trabajadoras.

Además, han solicitado reuniones con la patronal y el ICASS para expresarles las inquietudes del sindicato y compartir con sus representantes la problemática que existe. 

“Que no se olviden de que ya hemos mostrado nuestro desacuerdo con los ratios que la Comunidad Autónoma, que es la que tiene la competencia, ha fijado ya que son parte importante del origen de la sobrecarga de trabajo que sufren quienes trabajan en la dependencia”, ha concluido Carlos Ateca.

loading...