El viento sur no quema Cantabria

Desde la Sección Sindical de UGT en el Gobierno de Cantabria, en nombre de los trabajadores y trabajadoras que el pasado sábado estaban en el Monte apagando incendios, queremos hacer llegar a la ciudadanía un mensaje de alerta.

Enviar a un amigo
22-12-2015

 En la noche del sábado (después de varios días en los que ya se habían desencadenado algún incendio) al anochecer y  prácticamente a  la misma hora, comenzaron a arder varios focos  en diversos enclaves de la región, siendo la zona de Cabuérniga una de las más  afectadas.

Soplaba sur,  viento que agravó la situación de origen propiciando la rápida propagación de los incendios, hasta llegar a 40 focos activos en la región.

El "Sur" ha soplado, pero no ha iniciado esta nueva catástrofe. No estamos ante un "descuido", ni ante un "accidente de la naturaleza", ni tampoco ante un “accidente humano".

Estamos una vez más en manos de aquél o aquellos que con toda  la intencionalidad han prendido otra vez fuego al monte. Han ardido eucaliptales, pinares, robledales, desbroces... y una vez más han puesto en riesgo a poblaciones.

Cada vez que esto ocurre, cada vez que "alguien" totalmente consciente de lo que hace, prende el Monte, las Cuadrillas de Montes y los Agentes del Medio Natural (que son  trabajadores y trabajadoras del Gobierno de Cantabria  y que constituyen la primera fuerza de extinción) salen a apagarlo y  se juegan la vida.

Si el incendio es asumible, se "apaga en casa"; si no lo es, por la magnitud, por las condiciones meteorológicas o por ambas  cosas (entre otros factores) se implican además medios externos, como la UME que acompañó estos días en la extinción.

No sabemos qué “intereses particulares” hay detrás de cada mano que ha provocado el incendio, pero si sabemos que sean los que sean, no merecen la pena. Ninguno de ellos vale una vida, ni tampoco valen el daño ecológico irreparable que provocan.

Que nadie se confunda; es la obligación las Cuadrillas de Montes y los Agentes del Medio Natural salir y apagar,   además de la realización de labores de mantenimiento y prevención. La profesionalidad del operativo de incendios está más que demostrada y el compromiso personal de los trabajadores públicos (a pesar de los recortes) también. Nada que decir cuando estamos ante un error humano; nada incluso ante las consecuencias de una "enfermedad mental"; nada ante las catástrofes naturales. Se sale y se apaga.

Pero hoy no hablamos de eso. Basta ya de mensajes suaves y encubridores, como los que achacan al “desconocimiento”, a la “cultura popular” o al “viento Sur” la culpa de unos incendios como los de estas noches.

No son honrados vecinos los que prenden fuego al Monte, de noche y la misma hora en varios puntos diferentes, con pleno conocimiento de la zona. Un incendio provocado a la vez desde varios focos  y repetimos, a la misma hora, no es fruto de un "pirómano", ni de la “cultura popular”.

Los que lo provocan, con intencionalidad manifiesta, son delincuentes, a los que no importa arriesgar la vida de otros y que no sienten ningún respeto ni por sus vecinos, ni por esa naturaleza, de la que incluso puede que  alguno de ellos vivan.

Por eso hoy desde UGT, en nombre de los trabajadores/as de Montes, queremos enviar un mensaje de alerta a la ciudadanía, a los pueblos, a los vecinos para que entre todos mantengamos una actitud beligerante de denuncia y de “tolerancia cero” con los incendios provocados.

Exigimos  a la Administración  que se investiguen las causas y que se condene a los culpables.

Y queremos enviar un solidario saludo a todos los trabajadores y trabajadoras que habéis participado en la extinción y que aún, a estas horas, seguís haciéndolo.  

También a aquellos que desde la Emisora de Incendios y desde el propio Servicio de Montes formáis parte de un Operativo Público y esencial que, como decíamos antes,  no siempre tiene la consideración merecida.

Con la esperanza de que ésta situación no vuelva a repetirse,