Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Inmobiliaria en "estado de sitio": todas las promesas incumplidas con el barrio

Se puede recordar al Alcalde que son muchas las veces que ha ofrecido incorporar en el barrio distintos departamentos del ayuntamiento, con miras a su plena integración al centro de ciudad, lo cual, lamentablemente, nunca ocurrió.

Enviar a un amigo
La Inmobiliaria en "estado de sitio": todas las promesas incumplidas con el barrio
16-09-2020

La imagen es del acreditado fotógrafo Enrique Gutiérrez Aragón.

Colectivo Vecinos de la Inmobiliaria.

Cuando un barrio de la Ciudad como el de La Inmobiliaria, está
condenado -parece que por todos- para no poder levantar cabeza, todas
las cosas más destacadas del año pasan por él, pero por desgracia
siempre ocurren las malas, nunca sucede una sola noticia agradable que
conforte y aliente a sus habitantes torrelaveguenses.

Habrá habido cientos y cientos de contagios del coronavirus -hasta
casi un millar- en Torrelavega durante todo lo que llevamos de
epidemia, pero nunca se ha sabido en que calle, barrio o portal se
encontraba el foco, pero surgió en la Inmobiliaria, entonces sí, había
que anunciarlo a bombo y platillo y a toda página de los periódicos,
en el sentido de que había que cerrar enseguida el barrio y poner en
cuarentena a más de seis mil vecinos.

Por cierto, nos sorprende en principio que cuando se habla desde hace
años de planes para recuperación de La Inmobiliaria; por ejemplo, el
Plan Urban, el barrio se compone desde la calle Conde Torreanaz, hasta
la rotonda del donust, incluyendo la iglesia y el colegio público José
María Pereda, pero en este caso se ha limitado a un perímetro formado
por una parte de las calles, de las cuales algunas no vienen como
limitadas ni siquiera en el Boletín Oficial de Cantabria especial del
día 11 de septiembre nº 22, del cual transcribimos la resolución
siguiente

"Primero. Ámbito de aplicación.

1.- Las medidas sanitarias específicas previstas en la presente
Resolución resultarán de aplicación en el área delimitada por las
siguientes calles del barrio La Inmobiliaria, sito en el municipio de
Torrelavega:

Calle Pintor Varela: En su totalidad.
Calle Julián Urbina: Los números impares desde la calle Pintor Varela
hasta su intersec- ción con la calle Ceferino Calderón.
Calle Ceferino Calderón entre las intersecciones de las calles José
María Pereda y Julián Urbina: Ambos márgenes en ambas calles
Calle Marqueses de Valdecilla y Pelayo: Desde la confluencia de la
misma con la calle José María Pereda hasta la intersección con la
calle Juan XXIII. Ambos márgenes.
Calle Juan XXIII desde la Calle Marqueses de Valdecilla y Pelayo hasta
su intersección con la calle Antonio Bartolomé Suárez: Ambos márgenes.
2.- Las medidas sanitarias específicas previstas en la presente
Resolución se entienden sin perjuicio de la aplicación de las
restantes medidas sanitarias adoptadas con carácter general por la
Administración de la Comunidad Autónoma de Cantabria, en cuanto no se opongan a las presentes".

Una vez visto y leído esto, preguntamos: ¿Quién tiene la culpa, de la
marginación que están sufriendo todos las calles y vecinos que se
encuentran dentro del perímetro marcado y cerrado por…?

Sí buscamos culpables del contagio, bien claro lo tenemos. Sin
embargo, hay que señalar, en primer lugar, la falta total de
vigilancia por parte de la policía local, tantas veces reclamada por
la junta de vecinos, y nunca conseguida. En segundo, los grupos
incontrolados que se pasan el día sin tener nada que hacer sentados
por el barrio sin protección de ninguna clase, por lo tanto, no tienen
que pagar parte de un barrio, por unos grupos que a su vez circulan y
conviven no solamente por el perímetro marcado, fuera de las normas
publicadas en BOC Especial nº 22 del 11 de septiembre de 2020, si no
por todo el recinto de la Inmobiliaria, que lo componen las calles que
se encuentran desde la de Conde Torreanaz, hasta la glorieta del
donust, por lo menos eso fue así para repartirse los fondos del Plan
Urban para la Inmobiliaria.

Nos resulta difícil entender que se confine el colegio José María de
Pereda, y se deje libre de confinamiento, el colegio Mayer, en el que
el 100% de su alumnado son hijos de personas , que como todos los
demás viven y circulan por toda la Inmobiliaria. Igualmente, diríamos
de los sitios o puntos de encuentro que tienen costumbre reunirse,
pues como todo el mundo sabe en el barrio, no solo es el banco de la
calle Juan XXIII, que parece le han hecho desaparecer, si no el
claustro de la Iglesia que se encuentra en la calle General Ceballos,
al igual que el colegio antes citado Mayer, y fuera del perímetro
marcado, también tenemos el Centro de Acogida de la Cruz Roja,
responsable número uno de todo el deterioro del barrio, que hace mucho debía de haber dejado de ser barrio y unirse a centro de ciudad, pues esto era lo que se pretendió hacer con los fondos del Plan Urban para la Inmobiliaria.

Se puede recordar al Sr. Alcalde que son muchas las veces que ha
ofrecido incorporar en el barrio distintos departamentos del
ayuntamiento, con miras a su plena integración al centro de ciudad, lo
cual, lamentablemente, nunca ocurrió. También se le puede recordar un
proyecto presentado por él de un túnel de tránsito de vehículos en la
calle Antonio Bartolomé, para unir las rotondas del donust con la de
Pedro Sobrado, y así dejar una gran zona de esparcimiento junto con la
facilidad de acceso al Polideportivo la Habana Vieja, proyecto
-también debemos decirlo alto y claro- nunca hecho  y ni siquiera
presentado.

Han surgido numerosos proyectos como la estación de autobuses, la
estación intermodal, el centro de emprendedores, y por ultimo el
aparcamiento en altura. Esto en la finca de la Carmencita, que después
de ¡catorce! años todavía está sin desarrollar.

El centro de despachos para posgrados, que con la calle Juan XXIII y
la Escuela de Adultos, fue uno de los principales motivos presentados
para la concesión del Plan Urban para la Inmobiliaria, y que se tenía
que haber desarrollado en la finca de Barreda en la calle Torres
Quevedo, y después de haber comprado la finca, esta sirve de
aparcamiento para 20 coches. La dejadez, pues, no puede ser mayor.

El último proyecto presupuestado y aprobado, es el del Centro de
Mayores Ramiro Bustamante en la calle Julián Urbina, ya hace tres años
que se empezó por comprar unos bajos para dar vida a una zona
infrautilizada como es la plaza de Chanete, y aún después de tener
todos los vistos buenos y aprobaciones del ayuntamiento, no se ha
sacado a licitación. Y, lo más grave, no se sabe cuando se sacará.

Nos preguntamos con toda lógica y sentimiento torrelaveguense: ¿cómo
sería la Inmobiliaria si se hubiesen realizado todas estas promesas?.
Desde luego, ya decimos que no estaría confinada y sus habitantes
sufriendo la situación.
>