Editorial de Cantabria24horas.com

PSOE Y PODEMOS SE ENZARZAN A UNAS HORAS DE LA REUNIÓN DE MAÑANA

Enviar a un amigo

LEEMOS EN LA VANGUARDIA Las horas previas a la reunión de este martes en Moncloa entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no están sirviendo para acercar posiciones de cara a la sesión de investidura del 22 de julio. El documento aprobado ayer por Ferraz como base para la negociación supone un retroceso, un “nuevo paso atrás” del PSOE, a juicio de la formación morada, sobre todo, respecto a lo hablado en la reunión prologal de estas negociaciones, la celebrada el 7 de mayo en la Moncloa, poco más de una semana después de las elecciones generales del 28 de abril. En ella, según fuentes de la formación morada, Sánchez se mostró dispuesto a un gobierno de coalición y llegó a proponer a Iglesias que Unidas Podemos ocupara varios ministerios. En la Moncloa, en cambio, no consideran que Sánchez llegara a proponer ministerios a Iglesias en aquella cita de mayo. De hecho, recuerdan que el propio líder de Unidas Podemos ha estado diciendo durante las últimas semanas que no había habido ninguna propuesta en este sentido. Y recetan, en todo caso, prudencia ante la reunión que tienen prevista este martes, de nuevo, Sánchez e Iglesias, informa Juan Carlos Merino. En aquella reunión los líderes de PSOE y Podemos decidieron aparcar las negociaciones hasta la celebración de las elecciones europeas, municipales y autonómicas, para que la campaña electoral no enturbiara el discurrir de las conversaciones, pero de aquel encuentro, el líder de Podemos salió confiado en la consecución de un acuerdo integral para la legislatura que incluía un gobierno conjunto. “Nos hemos puesto de acuerdo en que tenemos que ponernos de acuerdo”, celebró el líder de Podemos en una brevísima rueda de prensa en el mismo Palacio de la Moncloa, en la que se confesó “optimista”. Podemos destaca que el “optimismo” de Iglesias en mayo respondía a la oferta socialista de un gobierno de coalición “Aquel optimismo se debía a que en aquel momento Sánchez aseguró a Iglesias que, una vez pasaran los comicios del 26 de mayo, habría acuerdo de coalición con ministerios para Unidas Podemos”, señalan fuentes de la formación morada próximas a la negociación. Sin embargo, en los siguientes encuentros de ambos líderes la buena disposición del presidente en funciones había desaparecido. El gobierno de coalición dio paso al de “colaboración”, y la oferta de ocupar ministerios en un ejecutivo conjunto se esfumó. Desde entonces, la oferta de Sánchez siempre ha sido la de que Unidas Podemos, en el mejor de los casos, pudiera “sugerir” ministros independientes, como anunció él presidente la pasada semana en una entrevista en Telecinco. El PSOE “no considera que Sánchez hubiera llegado a ofrecer carteras a Iglesias” el 7 de mayo Ahora, ni eso. El documento de trabajo aprobado por la dirección socialista vuelve a hablar de la eventual cesión de puestos a Unidas Podemos en la administración del Estado, pero no en el gobierno –según la Ley de Gobierno, el ejecutivo lo forman únicamente el presidente y los ministros–, y ofrece un documento marco para negociar el programa de legislatura que es, a juicio de los morados, poco más que la traslación del programa electoral socialista. Ese documento, entienden en Unidas Podemos, supone “un paso atrás” pues ni siquiera considera el marco de acuerdo logrado en el pacto presupuestario de octubre de 2018. Así, de la propuesta socialista han desaparecido la derogación de la reforma laboral, la derogación de la ley Mordaza, la nueva regulación integral del sector eléctrico o la intervención de los precios del alquiler en zonas urbanas de singular presión inflacionista. Del documento marco propuesto por el PSOE han desaparecido las derogaciones de la ley Mordaza y la reforma laboral, así como la intervención sobre la burbuja del alquiler y el sector eléctrico El lunes no había empezado bien para el ambiente de la negociación, pues el PSOE filtró a primera hora los contenidos de la oferta que poco después aprobaría la ejecutiva del partido. A primera, desde la Universidad de Verano de El Escorial, Iglesias ya se quejó de esta forma de operar: “Negociar un gobierno es una cosa seria. No es demasiado serio que el PSOE tome una decisión y la filtre a los medios un día antes de la reunión para que ustedes me la pregunten aquí”, decía Iglesias minutos antes de participar en un curso sobre republicanismo. No obstante los de Iglesias mantienen su confianza en la negociación y en la fuerza de los números: “Seguimos apostando y confiando en que, si se puede en julio y si no en septiembre, se pueda llegar a un entendimiento para un gobierno de coalición con el PSOE”, señalan desde la formación morada.

Últimas Editoriales: