Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

AZPIAZU NO TIENE PELOS EN LA LENGUA

Por IÑAKI ANASAGASTI

Enviar a un amigo

 

Recuerdo cuando en el año 2000 llegó Pedro Azpiazu al Congreso de los Diputados.En el reparto de comisiones fue adscrito a Economía y Hacienda.Procedía de este campo del Gobierno Vasco y de la Diputación de Bizkaia.El Vicepresidente Económico era Rodrigo Rato y le tocó comparecer en el Congreso.Terminó la comisión y Rato me llamó y me dijo."Este diputado vuestro ¿de qué va?.Si quiere guerra la tendrá".Yo le dije que le escuchara bien pues tenía razón en lo que le planteaba y que enterrara él su hacha de guerra".

Cuento esto porque este jueves pasado ha estado contundente en relación con la negociación presupuestaria. Se echa en falta esta contundencia cuando las cosas están tan claras. El buenismo en político siempre es interpretado como debilidad y la gente desea saber a que debe atenerse. Para eso vota. La política es diferenciación.

EHBildu no ha querido negociar los presupuestos,como en Madrid,desconociendo que la política es el arte de lo posible. Mostraron que no supieron hacer buen gobierno en la Diputación de Gipuzkoa imponiendo su "puerta a puerta" y están demostrando que no tienen ni idea de hacer oposición que casi es más difícil que gobernar.Uno tiene que saber lo que quiere,venderlo de forma clara y explicando a que va.Si se va a las reuniones con las manos en los bolsillos o con las cuentas de la lechera y a no lograr acuerdo alguno en época de crisis aguda como ésta,o a colaborar,al inicio de una legislatura a superar la crisis general.

Pero parece que no.Han decidido ir a por todas desde el primer momento.Quieren hacer la revolución que los votos ciudadanos no le han dado y fuerzan la máquina.La parlamentaria Iriarte no parece una negociadora sino una respetable plañidera.Nunca una persona que quiere lograr acuerdos.

¿Por qué digo esto?

Por lo siguiente.

El Consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, tras informar al grupo parlamentario EH Bildu, comunicó enfático que el Gobierno Vasco rechaza la propuesta de la coalición ya que con independencia de que pudieran mejorarse algunas políticas públicas planteadas en el presupuesto a través de enmiendas económicas, la oferta socio-económica integral y el ejercicio político integral que se propone no ofrece un margen real de negociación, mejora y utilidad social para proseguir con seriedad una interlocución en este ejercicio, ni incorpora las dosis de realismo político-económico suficiente para entender el papel que un partido de la oposición debe jugar respecto a las cuentas 2021.Las cuentas claras y el chocolate espeso,aunque ya tienen preparada la argumentación sobre el rodillo.

Así, la propuesta “política integral” de EH-Bildu en relación con los presupuestos vascos plantea al Gobierno Vasco y a los partidos que lo sustentan en apenas seis páginas, gira en torno a tres ejes:

1.- Proyecto de presupuestos para 2021

2.- Gestión de los fondos europeos NEXT GENERATION EU

3.- Fiscalidad

La coalición asume que dicha propuesta trasciende con claridad el marco presupuestario anual y se sitúa en un contexto de medio o largo plazo incorporando, literalmente, “un nuevo enfoque a las políticas públicas”,sin que los electores le hayan dado para ello los votos suficientes.El todo o la nada.Pues la nada.

Obviamente, para el Gobierno Vasco que en esta legislatura cuenta con la confianza de la ciudadanía vasca que le ha otorgado holgada mayoría para sacar adelante sus cuentas, se trata de un modelo de iniciar una negociación presupuestaria de imposible aceptación, al ser él un punto de partida excesivamente politizado y pretencioso.

Azpiazu les ha dicho:

"EH-Bildu sabe que el proyecto presupuestario presentado por el Gobierno Vasco hace un esfuerzo importante en el sistema sanitario y educativo, pero sabe también que los Servicios Sociales corresponden a los ayuntamientos y entidades forales, competentes por razón de la materia.

Además, el presupuesto vasco realiza un importante esfuerzo en materia de empleo y, particularmente, en el empleo juvenil, pero establecer un “fondo de rescate” de los sectores económicos que han visto limitada su actividad debido a las medidas de contención, con una dotación de 200 M€ con cargo a remanentes de tesorería es algo que resulta imposible de abordar.

El ejecutivo ya cuenta con un fondo Covid 542M/€ que recoge una importante batería de medidas y pueden ser ampliadas a lo largo del ejercicio en función de las necesidades que puedan surgir. La propuesta incluye cuestiones ajenas al ámbito competencial del Gobierno Vasco, como ya sucedió en 2019, como las pensiones y la fiscalidad.

En los puntos 2 y 3, el grupo parlamentario de EH-Bildu hace caso omiso de los reiterados pronunciamientos del Parlamento Vasco, buscando jugar un papel que no le corresponde institucionalmente. Azpiazu concluye pues que “estamos ante un planteamiento casi de autoexclusión para seguir buscando puntos de encuentro”.

Para terminar les ha recordado:

"El objetivo del ejecutivo es ensanchar un mínimo consenso político para un mensaje de colaboración presupuestaria que llegue a la ciudadanía de modo nítido, en un momento importante que ni sea entendido como una adhesión a sus propuestas económicas, ni sea de tal profundidad que condicione la política gubernamental. “El Gobierno Vasco sigue abierto a poder pactar estos presupuestos y tenemos margen, con quienes realmente quieran”, destacó Azpiazu sabiendo que predicaba en el desierto.La ciudadanía en general ha entendido de que va esta negociación para Bildu en su empeño de marear la perdiz y terminar diciendo que el rodillo del Gobierno Vasco está engrasado.

Nada nuevo,señora baronesa.

Otros artículos: