Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

LA CANDIDATA RUSA A VACUNA CONTRA LA COVID-19 ES SEGURA, AFIRMA UN ESTUDIO

Enviar a un amigo

LEEMOS EN LA VANGUARDIA

La vacuna rusa Sputnik V para la Covid 19 es “segura” y “produce una respuesta inmunitaria”, según recoge la revista científica The Lancet, que publica los primeros resultados correspondientes a las fases I y II de un ensayo clínico realizado con 78 personas sanas de entre 18 y 60 años durante junio y julio.

De acuerdo con esos primeros datos, la prevenible generó anticuerpos contra la proteína S del SARS-CoV-2 y también anticuerpos neutralizantes en todos los voluntarios que participaron en el estudio. Además, produjo una respuesta de linfocitos T, un tipo de célula del sistema inmunitario encargada de atacar y eliminar las células humanas infectadas. 

Con la publicación de estos datos, Rusia sale al frente de las críticas y el escepticismo de la comunidad internacional que generó el anuncio el mes pasado de que habían licenciado ya la vacuna para uso doméstico antes de haber publicado ninguna evidencia científica sobre la prevenible ni haber realizado un ensayo clínico a gran escala para avalar su seguridad a largo plazo y eficacia. El propio presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó entonces que la Sputnik-V ya se había administrado a personas fuera del ensayo, incluida una de sus hijas.

El estudio

“Rusia ha respondido [con la publicación en The Lancet] a todas las preguntas que se le habían hecho sobre la vacuna. Y ahora estamos convencidos de que tenemos la mejor vacuna del mundo”, afirmó Kirill Dmitriev, consejero delegado del Fondo ruso de inversión directa, que está apoyando la vacuna.

Desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya de Moscú, la prevenible rusa se basa en una estrategia parecida a la de otras iniciativas, como la británica de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, o la china de CanSinoBIO: utiliza un adenovirus, un virus responsable del resfriado común, que modifican genéticamente para usarlo como caballo de Troya y transportar proteínas del SARS-Cov-2 e inducir una respuesta inmunitaria en la persona. Es también la misma estrategia que utiliza la farma estadounidense Johnson & Johnson para su vacuna, que se ensayará en España.

En el caso de Sputnik-V, a diferencia de la británica y la china, los científicos rusos han utilizado dos cepas distintas de adenovirus humano, la Ad5 y la Ad26. Primero inocularon una dosis basada en una de las cepas y luego otra dosis con la cepa restante. El objetivo es tratar de evitar que el organismo genere inmunidad frente al adenovirus usado como vector y pueda neutralizar la vacuna.

.

 
Muchos voluntarios participan en pruebas po todo el mundo para encontrar una vacunaMuchos voluntarios participan en pruebas po todo el mundo para encontrar una vacuna (Sebastiao Moreira / EFE)

En el ensayo, que realizaron en dos hospitales rusos, la mayoría de los participantes, tanto civiles como militares, eran hombres de entre 20 y 30 años sanos. A los participantes en la fase I, que busca evaluar la seguridad del fármaco, les inocularon una dosis de la vacuna y los 40 participantes de la fase II recibieron una segunda dosis. Los investigadores vieron que todos los voluntarios que habían recibido dos dosis habían generado anticuerpos neutralizantes y, además, 28 días después de la vacunación mostraban respuesta de linfocitos T.

“A pesar de que la poca confianza que generaron en un principio, al sacar pecho por la vacuna y anunciar que la inocularían antes de haber presentado datos científicos, lo cierto es que son unos resultados prometedores, porque hay evidencias claras de que puede funcionar”, considera Joaquim Segalés, investigador del Centro de Investigación en Sanidad Animal (IRTA-CReSA) y catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

“Eso sí, el estudio tiene una limitación importante y es que se ha llevado a cabo, tanto en fase I y II, con un número sumamente pequeño de personas, cuando habitualmente se suelen emplear en fase I cerca de un centenar y en fase II, miles de voluntarios”, subraya este experto, que participa en el desarrollando junto a investigadores de IrsiCaixa de una vacuna para la Covid.

“Hará falta ver qué ocurre en la fase III, con un número mucho más elevado de participantes. Si se mantienen los resultados de seguridad y de eficacia -considera Segalés- esta vacuna tiene las mismas posibilidades que el resto de vacunas de que tanto se ha hablado estos meses”.

En este sentido la semana pasada el gobierno ruso anunció que habían puesto en marcha ya la fase III, para la que esperan reclutar 40.000 personas y disponer de resultados en octubre o noviembre.

Pese a las prisas rusas, la Organización Mundial de la Salud aseguró ayer que habrá que esperar al menos hasta mediados de 2021 para que se realicen vacunaciones masivas contra la Covid.

Últimas Editoriales: